La ciudad

La escalada de violencia y los piedrazos contra las unidades

Un bebé de ocho meses resultó herido el martes a la noche en Presidente Perón al 4000.

Sábado 17 de Febrero de 2018

Si bien, según los relevamientos de las autoridades municipales, con las cámaras de videovigilancia, se redujo la cantidad de episodios problemáticos dentro de las unidades del transporte urbano de pasajeros, todavía resulta una medida insuficiente para garantizar la seguridad de los coches. En los últimos días, debido a la reiteración de hechos de violencia sobre colectivos, el presidente del Ente de la Movilidad, Carlos Comi, solicitó "aumentar la presencia policial" en las calles para lograr un "control más permanente", ya que hay "cinco o seis" sectores peligrosos en Rosario por donde transitan los colectivos y suelen tener inconvenientes, sobre todo de noche.

   El hecho que multiplicó las críticas y los cuestionamientos sucedió el martes pasado a la noche cuando el interno 308 de la línea 125 fue atacado a piedrazos, en la zona del Centro Municipal de Distrito Oeste (a la altura de avenida Presidente Perón al 4000), y un bebé de ocho meses resultó herido, lo que generó un golpe en la opinión pública.

   Los proyectiles fueron tirados por un grupo de menores, desde el exterior, y los vidrios rotos desembocaron en heridas en la cabeza del indefenso pequeño, y otras consecuencias de poca consideración en otros pasajeros. La escena fue muy angustiante.

   Según la denuncia de los pasajeros, este tipo de hechos de violencia y piedrazos desde afuera son "muy habituales" en las unidades que cruzan zonas riesgosas.

   "Sin dudas estas cámaras de videovigilancia no alcanzan para efectuar un control más integral, sin embargo consideramos que su aporte es vital para detectar episodios rápidamente dentro de las unidades", resaltó Mónica Alvarado, secretaria de Transporte y Movilidad.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario