La ciudad

La EPE promete que en seis años casi no habrá cortes en Rosario

Lo anunció ayer el presidente de la compañía tras confirmar nuevas inversiones. Según la provincia, en la ciudad el porcentaje de clientes afectados ya bajó 35 por ciento.

Viernes 30 de Diciembre de 2011

La Empresa Provincial de la Energía (EPE) anunció ayer un plan para recuperar la infraestructura eléctrica de Rosario mediante una inversión de 360 millones de pesos en seis años. Las tareas ya comenzaron en el centro de la ciudad y para 2012 destinará 75 millones de pesos. El presidente de la firma, Daniel Cantalejo, proyectó que una vez concretados estos desembolsos la red prácticamente no tendrá cortes. Y destacó que, producto de las inversiones ya realizadas, "la semana pasada, con el pico de consumo, sólo tuvo problemas el 5 por ciento de los clientes rosarinos, cuando sin las obras encaradas los afectados hubiesen llegado al 40 por ciento".

A una parte del anuncio Cantalejo la había adelantado ante la Asociación Empresaria de Rosario (AER) el 16 de diciembre. En esa oportunidad, el funcionario detalló la realización de obras en la red de baja tensión, en el cableado que llega a cada uno de los domicilios en el radio de Pellegrini, Oroño y el río Paraná.

"Ahora tenemos definidos los primeros sectores a atacar, que serán sobre Córdoba, entre Buenos Aires y Paraguay, la cuadrícula comprendida por Oroño, Rioja, Paraguay y Mendoza y el radio delimitado por Corrientes, 1º de Mayo, Pellegrini y 27 de Febrero", precisó el presidente del directorio de la EPE.

En 2012 el programa tendrá inversiones por 40 millones de pesos en el micro y macrocentro, y otros 35 millones en los barrios de Rosario.

Paralelamente, habrá un programa de revisión de potencias en diferentes zonas de la ciudad. "Es un plan de largo aliento que está permitiendo recuperar el atraso histórico de inversiones, sin dejar de atender el crecimiento de la demanda a un ritmo del 10 por ciento anual", agregó Cantalejo.

Según el funcionario, la prueba de que la EPE "va por el camino correcto es el comportamiento del sistema".

"Este último invierno prácticamente no tuvimos cortes de servicio, a diferencia de años anteriores. Mientras que antes teníamos un promedio de nueve fallas diarias en media tensión, hoy ese indicador refleja tres, sobre un universo de 420 cables alimentadores", contextualizó.

De inmediato, Cantalejo destacó: "De no haber decidido las inversiones realizadas en las estaciones transformadoras y demás obras en media tensión, durante estos días de altas temperaturas el 40 por ciento de la ciudad de Rosario se hubiese quedado sin energía, y sólo el 5 por ciento tuvo cortes de luz".

Fue entonces que, tras una consulta de La Capital, el funcionario proyectó que "a ese 5 por ciento remanente hay que disminuirlo sustancialmente en los últimos seis años a prácticamente pocos cortes, ya que con la obras costosas en los sectores donde la EPE viene interviniendo, los ciudadanos contarán con una solución definitiva y la vida útil de esas inversiones va de 20 a 35 años".

Las autoridades de la compañía aclararon que parte de las tareas anunciadas "ya comenzaron en Córdoba y Mitre y sobre San Lorenzo, además de establecer sobre Alem una nueva estación transformadora para los vecinos de barrio Martin".

El plan de trabajo programado implicará romper las veredas, tender el cable nuevo, hacer las derivaciones una por una a cada vivienda, comercio y edificio, y desafectar el cable obsoleto. En ese sentido, la empresa resolvió que el año próximo se intervendrá sólo sobre unas 15 manzanas de 250 proyectadas para el lustro.

El programa comenzó por las obras correspondientes a la peatonal Córdoba, ya que se trata de uno de los sectores que experimenta el mayor número de fallas por obsolescencia de la red.

Cantalejo estimó que para toda la provincia, en 2012 la EPE "invertirá unos 370 millones de pesos".

"A 2011 lo estamos cerrando apenas por debajo de los 300 millones de pesos, con lo cual vamos hacia una proyección de 400 millones por año para ir sosteniendo una oferta que acompaña la demanda y resolviendo los problemas de obsolescencia".

El funcionario apuntó que "sólo en Rosario, en cuatro años, se sumaron mil edificios a la red", razón por la cual confirmó que profundizarán la coordinación con municipios y comunas para que el crecimiento urbano esté asociado a la planificación estratégica.

Al respecto, el titular de la EPE anunció que en breve se hará un relevamiento para corroborar "si la potencia solicitada por los nuevos emprendimientos inmobiliarios fue la efectivamente consumida o si es necesario realizar correcciones y obras complementarias, junto a los inversores privados".

En esa línea, y junto a los gobiernos municipales, la EPE apuesta a implementar en el corto plazo acciones de uso racional de la energía como aplicar la tecnología LED en los semáforos y optimizar los sistemas de iluminación en relación al consumo.

Escepticismo en las ONG que defienden consumidores

Dos referentes de asociaciones defensoras de los consumidores se mostraron escépticos frente a los anuncios de las autoridades de la Empresa Provincial de la Energía (EPE).
  “Los anuncios de la EPE abundan, las realizaciones en tiempo y forma no tanto”, advirtió Juan Marcos Aviano, del Centro de Estudios Sociales y Acción Comunitaria (Cesyac).
  “Para poder verificar que lo prometido se cumpla, hay que crear un consejo consultivo verdaderamente participativo y un nuevo marco regulatorio para la EPE”, planteó Aníbal Faccendini, de la Asamblea por los Derechos Sociales (ADS).
  Tanto Aviano como Faccendini celebraron el compromiso de seguir realizando inversiones. Pero marcaron algunos reparos sobre su verdadera concreción en los plazos anunciados.
  “Debemos tomarlos con pinzas por la experiencia reciente. El año pasado el gobierno se negó a los cortes preventivos y ahora tuvieron que implementarlos por necesidad”, sostuvo Aviano.
  “La clave pasa por trazar una verdadera planificación estratégica consensuada con los gobiernos locales y con los actores más importantes de la actividad privada y la sociedad civil para no ir siempre detrás de los hechos”, reforzó Faccendini.

La reparación. Ambos coincidieron, además, en la necesidad de que la EPE implemente mecanismos ágiles de indemnización por los cortes prolongados.
  “Más allá de lo que digan las autoridades, la realidad es que son muchos los reclamos de usuarios que tienen que hacer largos trámites para recibir algún resarcimiento, cuando debiera llegar en forma automática”, apuntó Aviano.
  Faccendini, agregó: “La EPE por sistema sabe quién no tuvo luz y cuánto tiempo. A ese cliente debe indemnizarlo el bimestre posterior a través de la factura y sin mayores trámites”.

 

Enganchados

De acuerdo a un relevamiento de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) sobre cinco mil comercios, se detectó que unos 200 estaban enganchados a la luz. Esto implica cerca del 6 por ciento del consumo total de la ciudad. Asimismo, la energía destinada a los sectores de menores recursos equivale al 4 por ciento del total.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario