PANDEMIA

La emoción de las familias de electrodependientes que recibieron la vacuna

La provincia comenzó un operativo de vacunación domiciliara el viernes pasado. Esta semana continúa en zona oeste

Lunes 19 de Abril de 2021

Unas 600 personas electrodependientes comenzaron a recibir la vacunación contra el coronavirus en sus domicilios, a partir de un operativo especial de vacunación que llegará esta semana a la zona oeste de la ciudad. Los familiares de estos pacientes, que por su estado de salud necesitan un suministro eléctrico constante y tienen una movilidad reducida, llevan meses gestionando las dosis. "Estamos muy emocionados, sentimos que escucharon nuestros hijos aunque no tengan voz", señalan.

El operativo domiciliario para personas electrodependientes comenzó el viernes pasado en las localidades de Rosario y Santa Fe. Con un esquema similar a como se desarrolló la campaña en las instituciones geriátricas, los equipos de inmunización se trasladan al domicilio de los pacientes para colocar las vacunas.

La Fundación Emperador, que reúne a familiares de personas electrodependientes, lleva varios meses trabajando para que estos pacientes vulnerables reciban sus dosis. "Desde que empezó a vislumbrarse la posibilidad de la vacuna, empezamos a tender puentes para lograr que esto suceda", señala Fabián Fiori, papá de Adriano y referente de la organización.

La criticidad del estado de salud de las personas electrodependientes, advierte, "los torna hipervulnerables frente al Covid-19, por eso insistimos en la necesidad de la vacuna". El acceso a las dosis, planteaba una complicación adicional ya que la mayoría de los pacientes no puede alejarse de su casa para acercarse a los centros de vacunación.

En esa tarea de sumar voluntades desde la fundación se acercaron a la Defensoría del Pueblo, a la Subsecretaría de Inclusión y al Ministerio de Salud de la provincia; lo que permitió que unas 600 personas en toda la provincia (en Rosario los pacientes mayores de 18 años son unos 200) accedan a las dosis.

"Es una tarea compleja, porque demanda una logística particular para llegar al domicilio de cada persona con la vacuna, pero es un desafío que un Estado presente no puede desatender", explica Fiori.

Así, desde el viernes, los móviles de Salud empezaron a recorrer el norte y el sur de la ciudad con el personal de enfermería encargado de acercar las dosis correctamente refrigeradas, verificar la identidad de los pacientes, realizar los certificados de vacunación y verificar que no existan reacciones adversas.

Una rutina rigurosa pero no menos emocionante. "Después de recibir el llamado del Ministerio de Salud para darles el turno de vacunación, las mamás me llamaban aún incrédulas para confirmar la noticia. Cuando yo les decía que era cierta, se producía un gran silencio del otro lado y después se les quebraba la voz y llorábamos ambos", cuenta Fiori y muestra uno de los mensajes que le escribió una de las mamás: "No lo puedo creer. Es un sensación de que nuestros hijos también importan. Que los escucharon, aunque no tengan voz".

El operativo de vacunación continuará esta semana en la zona oeste de la ciudad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario