La ciudad

"La eliminación de subsidios a la energía debió ser escalonada y progresiva"

El gobernador Miguel Lifschitz se reunirá el lunes con el ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren, para plantearle su preocupación por la medida que implementó la Nación. 

Miércoles 23 de Marzo de 2016

 El gobernador Miguel Lifschitz expresó su preocupación por la eliminación de subsidios al servicio de energía que implementó la Nación, medida que tendrá un impacto directo en la facturación con aumentos para los consumidores residenciales e industriales.

El mandatario adelantó que el lunes se reunirá con el ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren, para pedir que la eliminación de subsidios sea "escalonada y progresiva. De la manera en que se implementó, esa media produce un impacto muy importante en algunos sectores de la actividad económica".

Lifschitz realizó declaraciones a la prensa durante la presentación de la Agencia de Prevención del Consumo de Drogas y de Tratamiento Integral de las Adicciones. En esa oportunidad, fue consultado sobre los nuevos aumentos que se impondrán en las tarifas de la Empresa Provincial de la Energía (EPE).

"Estamos preocupados por la eliminación de los subsidios nacionales sobre las tarifas para consumos residenciales e industriales, no sólo en Santa Fe sino en todas las provincias. Vamos a tener una reunión con el ministro  Aranguren para el lunes próximos. Vamos a plantearle nuestra preocupación y la necesidad de que la quita de subsidio debía ser gradual, no de manera abrupta como ha ocurrido. Esto produce un impacto muy importante en algunos sectores de la actividad económica", expresó el gobernador.

En ese sentido, el titular del Poder Ejecutivo remarcó sus dichos con un ejemplo: "Par atener una idea gráfica, la Empresa de Energía tenía previsto pagar para 2016 con las tarifas anteriores, mil millones de pesos al Sistema Interconectado Nacional, que es el que nos provee la energía. A partir de la quita de subsidios tenemos que pagar 4.800 millones, es decir tres mil ochocientos millones más. Eso implica multiplicar casi por cuatro o por cinco lo que hay que pagar a la Nación por consumo de energía eléctrica. Esto nos pone en una encerrona porque no podemos llevar a la EPE a una situación de quebranto y nos obliga a trasladar tarifas y costos muy onerosos para muchos sectores".

"Hay 250 tarifas distintas, según la actividad y consumos. Ahora están llegando las de enero y febrero que fueron los de mayor consumo. Para los consumos residenciales, los incrementos no tienen que superar los 48 por ciento y después hay que analizar situaciones particulares", agregó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario