La ciudad

La crisis impacta en la salud mental de los sectores vulnerables

Desde la Municipalidad afirman que subieron las consultas por cuadros de angustia. También crecen los casos de violencia intrafamiliar

Domingo 04 de Noviembre de 2018

"Lo poco que tenían se transforma en nada en lo inmediato y ahí, el desamparo es total". De ese modo, la directora de Salud Mental de la Municipalidad, Paola Cocconi, describió cómo la crisis económica que, aclara, "también es social, política y cultural", impacta en los sectores más vulnerados. Eso se traduce fundamentalmente en los últimos meses en un incremento de las demandas que llegan a centros barriales y hospitales de la red de salud no sólo en número, sino con cuadros más críticos de crisis de angustia o crisis subjetivas, situaciones de violencia intrafamiliar e interpersonal, suba en los consumos problemáticos y apertura a las economías delictivas.

Así lo enumera no sólo la funcionaria municipal, sino también los propios coordinadores de los espacios en los barrios. El escenario se replica en el territorio y en los dispensarios de la provincia, recalcaron desde el Sindicato de Profesionales Universitarios de la Salud (Siprus), donde además plantearon "la crítica situación" que atraviesan los trabajadores (ver página 11). Todos coinciden en que los efectos la inestabilidad "recién empiezan a verse".

Los casos que llegan a los consultorios de los centros de salud barriales del municipio se enmarcan en un notable incremento del número de pacientes que en el último semestre comenzaron a atenderse en el sector público, más de 20 mil personas quienes, en el 70 por ciento de los casos, perdieron su trabajo y en consecuencia su obra social.

Esa situación de pérdida y resquebrajamiento es ya de por sí todo un punto a la hora de analizar las consultas que psicólogos y psiquiatras reciben en los consultorios. "Lo que estamos viendo, y de la peor manera posible, es cómo las condiciones materiales de vida impactan en la subjetividad de las personas", recalca Cocconi, y allí trabajo, sea estable o una changa, es un eje central.

Demandas

"El trabajo es ordenador de las personas y las familias, sus vínculos con hijos, vecinos y comunidad, y todo eso se deteriora en una crisis como ésta", recalca.

Si bien no deja de lado "los cambios que se pueden pensar desde las perspectivas de género", indica que "persiste un gran impacto en los varones", aunque también aclara: "Son muchas las economías familiares en las que las mujeres solas están a cargo de todo, no hay varones, y ellas asumen la crianza de los hijos y el mantenimiento económico la mayoría de las veces sin trabajos en blanco, pero con changas que les permitían sostener gastos regulares y una programación familiar".

La responsable del área desdobla el incremento de las consultas entre "los que se quedaron sin obra social y acuden al sistema y muchas veces lo hacen en situaciones de crisis a través de las guardias" y por otro lado, "los pacientes que ya acudían regularmente a los centros de salud, pero que ahora vienen a demandar otra cosa: plantean cuadros de angustia y malestar ante una crisis que los impacta de forma inmediata porque la Asignación (Universal por Hijo) más la Tarjeta de Ciudadanía ya no alcanzan, perdieron la changa y no hay dinero para afrontar los gastos elementales, como la comida".

En los jóvenes, remarca, la pérdida va directamente sobre "la posibilidad de proyectar". Es que ya de por sí de una población golpeada por la desocupación y en los territorios se trabaja fundamentalmente en programas de capacitación e inserción con adolescentes que están desocupados, atravesados también por el consumo o situaciones de violencia, pero allí logran "estructurar un proyecto de vida".

"Rápidamente aparece la idea de no futuro porque la situación material se lo hace saber así en lo inmediato", explica Cocconi, y agrega: "Entonces se acercan al centro de salud con problemas de sueño o son las madres las que muchas veces pueden ir ante situaciones de conflicto y deterioro de los vínculos que se generan en las casas".

Violencias

"Si vos sabés que tenés 100 pesos y con eso tenés que comer hoy y mañana, y que si no conseguís una changa el sábado cortando el césped, no comés ni vos ni los que tenés a cargo , eso te pone sin dudas en un estado de alerta e irritación constante", grafica la especialista haciendo hincapié en cómo "el impacto y el desamparo son tan inmediatos en los sectores vulnerados".

Deterioro de la violencia en conflictos intrafamiliares e interpersonales, el mayor desamparo de los más chicos ante las crisis de los adultos, el aumento de los consumos problemáticos son los efectos que, de alguno u otro modo, llegan a los consultorios tanto en los territorios como en las guardias de los hospitales.

Entre las situaciones de violencia, Cocconi también apunta "a la apertura de economías delictivas ante la falta de recursos materiales, aparecen movimientos de supervivencia de todo tipo que van desde el arrebato y el robo hasta modos de proporcionar en el día a día las necesidades más básicas".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});