La ciudad

La copiosa lluvia volvió a dejar calles anegadas y zonas sin luz

Ayer cayeron 74 milímetros. El pico fue a las 7.30, cuando el diluvio llegó a un ritmo de 97,2 mm/h de agua.

Lunes 14 de Enero de 2019

Con más de 74 milímetros acumulados, el día de ayer se ubicó como el más lluvioso de un verano marcado por fuertes tormentas en la región. La cantidad y la intensidad de agua caída, volvieron a dejar calles anegadas en el macrocentro de la ciudad y amplias zonas sin luz. En algunos barrios de la zona sur, Defensa Civil usó bombas de achique para evitar que el agua ingrese a las casas de los vecinos.

A la dirección municipal, los pedidos de asistencia por las consecuencias de la tormenta empezaron a llegar a primera hora de ayer. La gran mayoría de los llamados provenía del centro de la ciudad y algunos barrios que históricamente padecen problemas de drenaje, como Vía Honda y Tío Rolo.

Para el director de la repartición, Raúl Rainone, la gran cantidad de agua caída generó anegamientos ya que se superó la capacidad de los drenajes. "Fue una lluvia de mucha intensidad y cayó mucha agua en períodos muy cortos de tiempo", remarcó.

De acuerdo a las estadísticas del sitio Meteo Rosario, que reúne a aficionados de la meteorología, durante todo el día de ayer se acumularon 74,1 milímetros de agua caída, sin embargo el máximo ritmo se registró a las 7.31 cuando se alcanzó a los 97,2 milímetros por hora. Casi un tercio del promedio de lluvia del trimestre.

ramas13.jpg
ramas11.jpg

Consecuentemente, en varios sectores de la ciudad, las bocas de tormenta fueron desbordadas por la cantidad de agua caída. Sectores de avenida Pellegrini lucieron con agua de vereda a vereda. Así se mostró llegando a Ovidio Lagos, o en la zona del parque Independencia, en la rotonda de bulevar Oroño, frente al Museo Castagnino.

Usuarios de redes sociales reportaron también inconvenientes en la costanera norte, sobre todo a la altura de la bajada Puccio. Las calles adyacentes a la Terminal de Omnibus también se inundaron y en la zona del macrocentro, se asemejaban a una piscina. En Santa Fe y Pueyrredón, Tucumán y Santiago, y 27 de Febrero y Oroño, por citar algunas, el agua corría sin obstáculos, de vereda a vereda.

Durante la jornada hubo también unos siete reclamos por árboles caídos. Un número menor ya que no hubo grandes ráfagas de viento.

ramas5.jpg

Sin luz

La tormenta también se hizo sentir en el servicio eléctrico. De acuerdo a un parte de la Empresa Provincial de la Energía "debido a la intensa caída de agua, durante la madrugada se registraron siete desperfectos por subestaciones inundadas, tres de las mismas ubicadas en el centro de la ciudad", explicó la empresa mediante un comunicado. Una de las subestaciones dañadas fue la de Córdoba al 1000.

Desde la EPE destacaron que un equipo especial de montaje cumplía con un circuito de cabinas a desagotar desde las primeras horas de la mañana y apuntaron que se sumó también personal a las tareas de reparación de red aérea para responder a los trabajos puntuales en baja tensión, habiendo registrado en la red de distribución una cantidad considerable de descargas atmosféricas.

ramas10.jpg
Un vecino limpia la bocacalle de Italia y Gálvez.
Un vecino limpia la bocacalle de Italia y Gálvez.

Más cálido y lluvioso

Las lluvias intensas serán frecuentes este verano, según estimaron desde el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

De acuerdo al Pronóstico Climático Trimestral del servicio nacional, habrá una "mayor probabilidad de ocurrencia de precipitación superior a la normal sobre el centro y sur del litoral y noreste de Buenos Aires".

El informe advierte que "el desarrollo del evento El Niño aumenta las chances en la frecuencia de estos eventos con sus respectivos impactos", dice el trabajo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});