La ciudad

La copa menstrual sigue sumando usuarias jóvenes: cuáles son sus riesgos y beneficios

Luego de que una deportista argentina contara que tuvo una severa infección vinculada a la copita menstrual, se encendió el debate. Especialistas aclararon que no es recomendable usarla más de cinco horas seguidas

Martes 02 de Febrero de 2021

"El uso de la copa menstrual es un boom desde hace más de un año", comentó la ginecóloga rosarina Constanza Nazario quien se refirió a la gran aceptación de esta alternativa para contener el sangrado que todos los meses se produce en mujeres, antes de la menopausia. El producto se conoce en la Argentina desde 2014.

Se trata de un recipiente de silicona hipoalergénica reutilizable que recoge el sangrado menstrual en vez de absorberlo. Cada vez son más las mujeres, especialmente las de menos de 40 años, que cambian los tampones y las toallitas tradicionales por la copa "no tanto por una cuestión de gastos sino sobre todo porque toman conciencia de cuestiones ecológicas, en relación a los desechos que se producen a lo largo de la vida fértil con el uso de los productos convencionales", señaló la médica, quien a su vez comentó que "bien utilizada, y no excediendo la colocación por más de 5 horas, es segura".

Las recomendaciones generales hablan de que pueden colocarse de 4 a 12 horas, pero tenerla puesta tanto tiempo es lo que puede provocar alguna complicación. El correcto lavado de la copa y de las manos, antes de la colocación, es otro factor a tener en cuenta. "Hay quienes se la dejan 8 o 10 horas colocada porque, a diferencia del tampón, donde hay un registro de que debe cambiarse cada tanto, aquellas mujeres que usan la copa y se sienten cómodas pueden hasta olvidarse que la tienen puesta", referenció.

Beneficios y riesgos de la Copa menstrual

Los beneficios y riesgos de este recurso volvieron a ponerse sobre la mesa a raíz de las declaraciones de Paloma Giordano, de 18 años, quien integra la selección nacional de esquí acuático y quien manifestó en las redes sociales que tuvo que se operada a causa de una severa infección (tuvo diagnóstico de peritonitis), situación que en un primer momento adjudicó al uso de la copa menstrual aunque luego aclaró que los médicos le explicaron que pudo pasarle "con un tampón" o por otro motivo.

"Mi intención no fue meter miedo miedo a nadie sino advertir que tengan cuidado frente a determinados síntomas", comentó Paloma, pero el tema ya estaba instalado.

La médica Constanza Nazario señaló que una enfermedad pélvica inflamatoria aguda se produce cuando una bacteria ingresa desde la vagina y se extiende al útero, trompa y ovarios y que esto puede ser generado por tener puesto durante muchísimas horas un elemento extraño al cuerpo como copa o tampones pero sobre todo por contacto sexual.

"Lo importante es que toda mujer reconozca rápidamente los síntomas, que no espere frente a un dolor abdominal fuerte, si tiene flujo maloliente, sangrado, molestias que no son habituales y fiebre. Este cuadro amerita una consulta rápida para iniciar un tratamiento con antibióticos", señaló.

Al tiempo que mencionó que hay situaciones más complejas en las que la infección puede estar avanzada, que requieren de una intervención quirúrgica. "Ante un abdomen agudo lo más probable es que la paciente quede internada", agregó.

La consulta ginecológica anual, clave

La especialista comentó que la enfermedad pélvica inflamatoria leve no es tan infrecuente y que también existen formas crónicas de la patología: mujeres que no tienen síntomas agudos y que quizá cuando consultan por problemas de fertilidad se les detecta que tienen este problema, que tal vez arrastran por años. De allí que la consulta ginecológica anual sea tan relevante.

En los casos más severos, no tan habituales, y que son los que requieren internación y en ocasiones cirugía, "la persona se da cuenta de que algo está mal porque es un dolor notorio, muy intenso, que puede comenzar de manera leve pero se va incrementando; cuando revisamos a la paciente tiene dolor al tacto".

"No hay que relacionar estos problemas infecciosos directamente al uso de la copa o de los tampones porque si bien puede ocurrir si se dejan mucho tiempo (la acumulación de sangre en la zona funciona como un caldo de cultivo para las bacterias) en general la causa es otra, más vinculada a la transmisión sexual".

En ese sentido, Nazario dijo que "ha disminuido el uso del preservativo; tal vez ya no hay tanto temor porque el sida es hoy controlable, y las personas fueron perdiendo el temor al contagio pero hay muchas patologías que se transmiten por vía sexual y que pueden comprometer seriamente la fertilidad y hasta la vida si no son abordadas a tiempo".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario