La ciudad

La compañía Naranja encara una ambiciosa reconversión empresaria

La firma se define como "más que una tarjeta". Creció a través de otros productos físicos y digitales.

Domingo 30 de Septiembre de 2018

La compañía Naranja, un nombre tradicionalmente asociado a la tarjeta de crédito, encaró un ambicioso proyecto de transformación digital a través del cual busca mutar hacia un "ecosistema de servicios financieros y no financieros".

Así lo explicó Miguel Peña, vicepresidente de esa firma, el encargado de liderar ese camino de reinvención del modelo de negocios que posiciona a Naranja a la par de empresas líderes mundiales.

"Nosotros somos una compañía que empezó como un emprendimiento pequeño hace 40 años y nunca perdimos ese espíritu emprendedor, que es lo que nos hizo exitosos hasta ahora" dijo el ejecutivo, para quien los tiempos actuales están signados por los cambios acelerados lo que obliga a "transformarse en algo diferente para no caer en problemas".

"Va a ser mucho más difícil ser exitosos con un modelo de negocios tradicional. Hoy el gran driver es la tecnología y es a través de esos medios que los clientes buscan otras soluciones", señaló, para agregar que en función de eso la prioridad de Naranja es "reconstruir una propuesta de valor nueva con los clientes".

Peña aclaró que no es fácil transformar la imagen de una compañía tan tradicional y con un nombre tan instalado. Y que no es sólo el nombre lo que debe cambiar, si no todo el modelo empresarial.

Más tecnología

"La creación de una nueva propuesta debe acompañarse de cambios en el tipo de trabajo de la compañía y en el uso de tecnología más sofisticada a escala. No sólo innovar en una parte de la compañía, sino lograr que toda la empresa sea más tecnológica".

Para eso una de las cosas que hicieron fue cambiar la misión empresarial, que ahora consiste en "conectar a personas con experiencias únicas y crecer en negocios a través de la tecnología", una fundamentación bastante diferente de la que originalmente tenía la firma.

"Hoy tenemos casi una nueva compañía como si fuéramos un emprendedor que reemprendre. Tenemos que incorporar nuevas habilidades que tal vez no tenemos, por eso estamos cerrando asociaciones con otras compañías" aclaró el empresario,

Hoy Naranja es mucho más que una tarjeta: es, en palabras de Peña, una marca más inclusiva. "La tarjeta seguirá existiendo pero ya no es ni lo único ni lo más importante. Creceremos a través de otros productos físicos y digitales para facilitar con alegría y compromiso la vida de cada cliente" concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario