La ciudad

La CGT pedirá a Berni el envío de dos mil gendarmes más a Rosario

El paro general quedó en suspenso hasta después de las elecciones. Fuertes reclamos de más de cincuenta gremios locales a Bonfatti, Lifschitz y Fein.

Viernes 09 de Octubre de 2015

Más de 50 gremios rosarinos solicitarán un refuerzo de las fuerzas federales en la ciudad para hacerle frente a la ola de violencia que vive la región. Se lo plantearán el martes próximo al secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, que llegará a Rosario junto al líder de la CGT oficialista, Antonio Caló. "Vamos a pedir que haya dos mil gendarmes más", precisó Horacio Boix, titular del Sindicato de Peones de Taxis, una de las organizaciones convocantes al inédito cónclave obrero. Allí se resolvió declarar el estado de alerta y movilización y no se descartó un paro general para la última semana de octubre, tras las elecciones.

Además, hoy mismo enviarán un petitorio al gobernador saliente, Antonio Bonfatti, al electo, Miguel Lifschitz y a la intendenta Mónica Fein donde solicitan una urgente reunión para saber qué medidas se están adoptando y las que se van a implementar contra la inseguridad.

El plan de acción se acordó en una histórica cumbre gremial en la sede de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM). Referentes de más de 50 sindicatos locales debatieron sobre las medidas a implementar ante la "grave situación de inseguridad que impactan sobre la sociedad en general y los trabajadores en particular".

Participaron gremios con fuerte peso en la región como los municipales de Rosario, camioneros, judiciales, docentes particulares, bancarios, recolectores de residuos, los taxistas y Luz y Fuerza, entre otros.

El paro general por la inseguridad que impulsaba el Sindicato de Peones y que había cobrado fuerza en un primer momento, quedó por ahora desactivado.

"Seguimos con la intención de realizar un paro general, pero lo haremos después de las elecciones para que no digan que es un paro político", aclaró Boix, quien arriesgó que la medida de fuerza se realizará la última semana de octubre.

El referente de los taxistas anunció además que en esa misma semana habrá una "masiva movilización pacífica hacia el Monumento a la Bandera para reclamar contra la inseguridad".

"Dejamos estas acciones para después de las elecciones para que no nos tilden de irresponsables a los gremialistas", remarcó Marcelo Barros, secretario general de Smata.

El anuncio más trascendente de la cumbre gremial fue la reunión que mantendrá la intersindical el martes próximo con Berni. Tras el fin de semana largo, el secretario de Seguridad de la Nación desembarcará en al ciudad junto a Caló para escuchar en persona el reclamo de los trabajadores por la inseguridad en Rosario.

"Vamos a pedir que vuelvan los dos mil gendarmes que hubo en su momento (en 2014) que permitieron pacificar la ciudad, y que vengan con vocación de resolver los problemas de inseguridad en serio", agregó Boix.

Luego, el referente de los taxistas disparó: "Lamentablemente a mediados de año vinieron menos gendarmes de lo esperado y después de que unas pocas madres lloraron porque a sus hijos los detuvieron, los socialistas lanzaron un 0800 para recibir denuncias contra los federales y ellos empezaron a hacer la plancha".

Boix advirtió que "los pibes que detuvieron no estaban jugando a las bolitas en la calle, sino cometiendo delitos. Nadie pide mano dura, pero sí trato justo porque a los trabajadores nos están matando como perros".

El comunicado leído por el jefe de los bancarios, Matías Layus, declaró a la intersindical de Rosario en "estado de alerta y movilización" a la espera que se adopten medidas para disminuir los hechos violentos.

"No descartamos para nada que tengamos que adoptar una medida de fuerza como un paro general o una movilización si la situación no mejora en el corto plazo. Por ahora no tiene fecha, y antes queremos agotar todas las instancias de diálogo con la Nación, la provincia y el municipio", sumó el dirigente de la Bancaria.

“Vamos a apoyarlos como hicimos siempre”

El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, confirmó ayer que el próximo martes vendrá a Rosario para reunirse con el gremio de los taxistas y las autoridades de seguridad de la provincia para abordar la ola de violencia que atraviesa la ciudad. Y deslizó buena predisposición para reforzar la presencia de fuerzas federales en la región como le solicitará la intersindical.
  “Vamos a hablar el martes, a dialogar, sobre las expectativas que tienen, y a estar apoyando como lo hemos hecho permanentemente a Rosario y a la provincia de Santa Fe hasta que pueda salir de esta difícil situación que están atravesando, y que tiene que ver con implementar diferentes medidas de seguridad que acarreen un éxito para la población”, dijo el funcionario nacional.
  Berni aclaró que vendrá a Rosario “el lunes por la noche, porque controlo los puestos que tenemos en la ciudad. Pero me voy a quedar hasta el martes, para reunirme con el gremio de los taxistas que están muy preocupados por la situación que están atravesando”.
  Consultado sobre las más de 160 muertes registradas en la ciudad en lo que va del 2015, el secretario de Seguridad señaló: “Se necesita una fuerte reestructuración de las fuerzas policiales en la ciudad. Por eso estamos trabajando y colaborando con la provincia para que tenga el tiempo necesario para implementar un nuevo sistema de control de seguridad ciudadana”.   

Taxista herido. Un chofer de taxi fue asaltado el miércoles a la noche y fue brutalmente agredido. El conductor terminó con politraumatismo de cráneo, heridas cortantes en el cuello y el corte del tendón de una mano. La víctima fue abordada por tres delincuentes en la zona sur y tuvo que ser trasladada a un sanatorio para su atención médica.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS