La ciudad

La campaña se coló en el Concejo y la grieta se hizo fuerte en la sesión de ayer

Un proyecto sobre la emergencia social de la edila Magnani disparó chicanas y cruces entre el kirchnerismo y el socialismo.

Viernes 05 de Abril de 2019

"Les importa un carajo a los dos oficialismos lo que estoy diciendo por la emergencia económica y social". Desde su banca, las declaraciones de la concejala kirchnerista Marina Magnani provocaron en la sesión de ayer un espectáculo ya conocido de chicanas y pases de factura entre las bancas del peronismo, Cambiemos y el socialismo. El debate fue tan ecléctico que terminó con la mención a la Revolución Libertadora y pasó por la figura del gobernador formoseño Gildo Insfrán. La grieta volvió a sobrevolar el Palacio Vasallo en épocas de campaña electoral.

El encuentro de ayer se sumergió en una disputa sobre quiénes fueron y son los responsables de los índices de desocupación y pobreza que castiga al país.

El expediente de la discordia fue el proyecto de comunicación sobre tablas que fue presentado por el panperonismo en donde se encomienda al Ejecutivo que informe cómo se está instrumentando la ordenanza de emergencia social y alimentaria votada por el cuerpo el año pasado.

"No llegan más raciones de alimentos a los comedores y merenderos. Nos preocupa porque aprobamos fondos para asistencia social en una campaña inusitada en lo político", argumentó Magnani para luego defenderse de las críticas: "En este cuerpo, cuando se habla de las necesidades de la gente, se termina siempre en escándalo".

El socialista Enrique Estévez recogió el guante. "Quédense tranquilos que la plata de la gente, va a la gente", replicó para recordar que "cuando el kirchnerismo abandonó el poder, la pobreza en la Argentina era del 30 por ciento. No venimos de Suecia, estuvimos 12 años de crecimiento económico pero la revolución K no bajó los índices, en uno de los gobiernos más sospechados de corrupción".

Llegó la devolución de la kirchnerista Norma López. "El socialismo perdió el análisis de lo que pasa: ajuste, tarifazo, pérdida del poder adquisitivo. El afuera está durísimo y se equivocan sobre en quién tienen que dudar".

Estévez respondió con énfasis. "Se está diciendo que se usa la plata del asistencialismo para la campaña política. Por eso saltamos. Pero lo hacemos sin pensar que hay enemigos, sino con diálogo. Y los responsables de estos tarifazos están en el kirchnerismo".

Toniolli intercedió con un tono amable, pero duró muy poco. "Paremos con la chicana inconducente", solicitó; pero, renglón seguido, les mojó la oreja a los socialistas: "Alicia Moreau de Justo fue miembro de la Junta Consultiva de la Revolución Libertadora (1955-1958 que derrocó al presidente constitucional Juan Domingo Perón)". Luego le recriminó al gobierno local "tibieza" de reacción a las políticas macroeconómicas del macrismo. El debate llegó hasta la referencia de Insfrán en el kirchnerismo. Los tonos se caldearon y la campaña se metió por la ventana.

Magnani luego pidió disculpas a sus pares, pero insistió: "Me parece excesivo el gasto de la campaña en este contexto económico y social".

La edila del Frente Social y Popular, Celeste Lepratti, recordó que la situación social se agravó y "amerita exigir respuestas".

La iniciativa fue avalada por mayoría. El socialista Horacio Ghirardi prometió que en los próximos días llegará al Vasallo un informe detallado sobre la inversión en la emergencia social.

Escribanía

Antes del festival de chicanas, la sesión tuvo un debate sobre un permiso de edificación, luego aprobado.

Un grupo de empresarios solicitó la rehabilitación del permiso de edificación para los lotes de San Nicolás 935 y 1035, que habían caducado. La edila Fernanda Gigliani (Iniciativa Popular) disparó: "Parecemos una escribanía donde por amistad o compromiso se dan permisos que estaban caducos en una clara arbitrariedad".

El concejal de Cambiemos, Agapito Blanco, le salió al cruce: "Si quieren a fin de año nos ponemos más estrictos pero hay que generar condiciones para que alguien pueda construir". Llegaron las críticas de Roberto Sukerman y Juan Monteverde, quien pidió explicaciones al socialismo.

El progresista Pablo Javkin aclaró que este expediente "es muy particular y distinto a otros casos de pedidos de excepción". Según indicó, el inquilino de uno de los dos lotes del fideicomiso pidió una prórroga de seis meses y en el interín se caducó el permiso y se modificaron aspectos de la normativa vigente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});