La ciudad

La Cámara Federal de Rosario pide que se creen dos juzgados más en la ciudad

Emitió dos acordadas en las que también planteó la necesidad de una sala más para ese tribunal. El narcotráfico, una preocupación

Lunes 19 de Marzo de 2018

La Justicia Federal de Rosario está desbordada y exhausta. Tanto, que la semana pasada la Cámara Federal, con asiento en la ciudad, emitió dos acordadas en las que volvió a pedir la creación de dos juzgados más en la ciudad y también un tercer tribunal en la Cámara de Apelaciones.

El reclamo se repite periódicamente desde 2006, pero hasta ahora resultó infructuoso y a la vez frustrante para los magistrados y funcionarios locales de ese fuero. "Todos los gobiernos nos dejaron solos con este tema", se quejó ante La Capital uno de los camaristas que firmó los acuerdos.

El colapso se verifica en todas las materias en las que intervienen los jueces federales locales, pero se ve mucho más expuesto en los casos previsionales y en los de narcotráfico. Es más: tres de cada cuatro causas penales que ingresaron a la Cámara el último año y medio está vinculado al tráfico de drogas.

A los magistrados federales les preocupa sobre todo el último tema, que disparó la apertura de infinidad de causas en los últimos años y creció geométricamente. Los recursos humanos y técnicos para enfrentarlo, sin embargo, son los mismos desde hace décadas.

"La dotación actual de jueces y fiscales federales es insuficiente para afrontar el problema de la narcocriminalidad", describió un magistrado. Dijo además que si bien a Rosario se la critica mucho por el problema del narcotráfico, ninguno de los últimos gobiernos nacionales colaboró para hacerle frente. Y graficó: "Pensar que sólo dos jueces penales pueden atender la cantidad de causas que se abren por este tema en la jurisdicción es hasta ridículo".

juzgados1.jpg

Pedido oficial

Pero el tema está lejos de ser el motivo de queja de uno o dos jueces y funcionarios. La semana pasada, la Cámara Federal emitió dos acordadas en las que pide a la Corte Suprema de Justicia de la Nación y al Consejo de la Magistratura que gestionen ante los poderes Ejecutivo y Legislativo la creación de dos juzgados e incluso una sala más para ese mismo tribunal.

En ambos casos, los integrantes de la Cámara Federal de Rosario recordaron una larga serie de acordadas en el mismo sentido, hasta ahora fallidas. En efecto, la primera vez que pidieron la creación de más juzgados en Rosario fue en 2004 y la solicitud se repitió en 2005, 2006, 2007, 2009, 2011, 2013, 2014 (dos veces) y 2017. Fueron diez pedidos, hasta ahora sistemáticamente desoídos por los organismos nacionales.

En Rosario hay cuatro juzgados federales, dos con competencia civil y comercial y otros dos con competencia penal. La Cámara de Apelaciones tiene dos salas, pero interviene como tribunal de alzada en casos de Santa Fe, Rafaela y San Nicolás, y muy pronto también lo hará en los expedientes que se generen en Venado Tuerto.

Además, muchas veces sus miembros deben integrar excepcionalmente otros tribunales que tienen vacantes, como ha ocurrido con la Cámara Federal de Apelaciones de Paraná y los tribunales orales de Rosario y Santa Fe. El ejemplo más categórico es lo que para en el único Tribunal Oral Penal Federal de Concepción del Uruguay, en Entre Ríos, que hoy está a cargo de un vocal subrogante de la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario.

Mucho por atender

El problema principal es el cúmulo infernal de causas. Hoy la Cámara Federal de Rosario acumula miles de expedientes previsionales por la tremenda litigiosidad que genera ese tema. Hasta hace cuatro años resolvía unos 4.000 expedientes por año, pero hoy resuelve unos 9.000 y el número va en aumento. La calidad del servicio de Justicia se ve así resentido y en algunos casos ni siquiera se produce, ya que los camaristas y jueces no pueden ocuparse de todos los casos.

En este nuevo y casi desesperado pedido a la Corte y el Consejo de la Magistratura, la Cámara Federal propuso inclusive que se creen los nuevos juzgados y la tercera sala con una redistribución de los funcionarios y empleados de los ya existentes, para no generar más cargos nuevos que los de los jueces y camaristas necesarios.

Aunque la idea no figura en las acordadas a las que se hace mención en esta crónica, en off camaristas y jueces suelen repetir que más allá de la cantidad de causas que se amontonen en la Cámara y en los juzgados, es decir del número de expedientes, no todas son iguales. "No es lo mismo una investigación judicial donde hay un imputado que otra donde hay diez", explican. Ni hablar si se tiene en cuenta la complejidad del delito que se investiga: el lavado de dinero, por ejemplo, requiere de un grado de especialización y de equipos que asesoren a los jueces para que puedan ordenar medidas, tomar decisiones y resolver.

Por estos, y por algunos otros motivos, jueces e integrantes de la Cámara hablan de "recarga funcional" y aseguran que, con este panorama, el servicio de justicia se ve seriamente resentido. Y agregan un dato: la última vez que se creó un juzgado federal para rosario fue en 1990. Es decir, hace 28 años.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario