La ciudad

La Asociación Rosarina de Fútbol suspendió todos los partidos del fin de semana

La medida tiene por objetivo exigir mayor seguridad, luego de que un nene recibió una bala perdida en la cabeza en la cancha de Pablo VI.

Viernes 23 de Agosto de 2019

Los dirigentes de los clubes que integran la Asociación Rosarina de Fútbol acordaron anoche suspender todos los partidos de este fin de semana en todas las categorías, mayores, juveniles e infantiles. La medida surgió como enérgico reclamo de mayor seguridad en los predios, luego de que el sábado pasado un nene de ocho años recibió el impacto de una bala perdida en la cabeza cuando se disponía a jugar un encuentro en la cancha de Pablo VI, en bulevar Seguí y Garzón.

   La disposición fue el epílogo de una jornada que comenzó bien temprano con reuniones entre los dirigentes y funcionarios de provincia y municipio en los que empezaron a diseñar un protocolo que permita mejorar la seguridad en las canchas donde, a diario, entrenan a cientos de niños y adolescentes.

   En ese encuentro, que se realizó en la sede local de la gobernación, no sólo se analizó la situación del niño herido por la bala perdida durante un torneo, sino también los constantes robos y ataques que tienen como blanco a los clubes barriales.

   Por la noche, la Asociación Rosarina de Fútbol acordó suspender todas las actividades casi como una reacción espontánea a la suerte corrida por Benjamín Biñale, el jugador categoría 2011 del club 7 de Setiembre que el sábado pasado recibió una bala perdida en la cabeza mientras se preparaba para salir a la cancha junto a sus compañeros en el club Pablo VI. Desde entonces, permanece internado en la unidad de cuidados intensivos pediátricos del Hospital de Niños Víctor J. Vilela (ver aparte).

   “No es que pensemos que con la suspensión de las actividades vamos a solucionar el problema de la seguridad, que nos preocupa tanto, pero pretendemos que este hecho no sea un número más en una estadística que nos avergüenza a todos”, consideró el presidente de la Rosarina, Mario Giammaría, hace tres días y ratificó anoche, al término del encuentro con sus pares en la céntrica sede de la Rosarina.

El encuentro

Previo a la decisión de la entidad que nuclea a los clubes de fútbol rosarinos, las autoridades de la asociación y los presidentes de algunos clubes estuvieron durante unas dos horas reunidos con el ministro de Gobierno de la provincia, Pablo Farías, y el secretario de Seguridad Pública, Omar Pereyra; además del subsecretario de Deportes del municipio, Adrián Ghiglione.

   Durante el encuentro, los referentes de los clubes plantearon la “indefensión” que sienten sus socios frente a acontecimientos como los del sábado pasado, que terminó con un niño gravemente herido en medio de un torneo. Pero también advirtieron sobre un incremento de los hechos de inseguridad, ya sea los robos o saqueos en las instituciones o los atracos a los jugadores cuando salen de practicar.

   “Ese fue el diagnóstico que hicieron los clubes. La situación no varía mucho de lo que sucede en cualquier barrio de la ciudad, el tema es que hasta hace unos años los clubes o las escuelas eran espacios cuidados por todos. Hoy esa realidad cambió, la sociedad es otra”, describió Ghiglione, uno de los únicos participantes en el encuentro que aceptó hablar con la prensa tras la reunión.

   A cambio de esa evaluación, las directivos de los clubes se llevaron la promesa de desarrollar una serie de reuniones con las entidades que compartan un mismo territorio “con la idea de diseñar un protocolo que permita mejorar la seguridad”, poniendo en juego distintas acciones, como mejorar la iluminación de los entornos de los clubes o implementar patrullajes en aquellos horarios cuando los chicos entran o salen de las prácticas.

   Según describió el subsecretario de Deportes del municipio, “lo importante del encuentro fue que en todo momento quedó claro que hay que defender el trabajo de los clubes, porque a través de los clubes cambiamos a la sociedad, los chicos que están en los clubes saben de plantearse metas, superarse, aceptar normas, negociar. Sin duda crecen como ciudadanos. Para el Estado es muy difícil asumir la tarea que realizan los 360 clubes que existen en Rosario. Son imprescindibles”.

Benjamín está estable

Benjamín Biñale sigue "estable", con asistencia respiratoria, internado en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos del Hospital de Niños Víctor J. Vilela. La directora de ese efector, Viviana Esquivel, confirmó anoche a este diario el estado de salud del pequeño de 8 años que el sábado pasado recibió el impacto de una bala perdida en la cabeza cuando estaba por jugar un partido de fútbol infantil en la cancha de Pablo VI (bulevar Seguí y Garzón). Explicó que "los médicos intentarán ir despertándolo, pero muy de a poco. Esto es muy lento".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario