La ciudad

La APDH pidió que se investigue la contaminación en Arroyo Leyes

La organización propuso además que el Instituto de Salud Socioambiental de la Facultad de Medicina de la UNR realice un campamento sanitario.

Martes 17 de Marzo de 2020

Los representantes de la filial Rosario de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), realizaron diversas presentaciones ante el fiscal general de la provincia, Jorge Baclini y el fiscal de delitos Ambientales, Estanislao Giavedoni, para que se avance en la investigación de lo que sucede en Arroyo Leyes y Rincón con las aspersiones de agroquímicos y su impacto en la población. Además se propuso la implementación de un campamento sanitario a cargo de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) para evaluar el impacto de los biocidas en la población y que se brinde protección a los vecinos que visibilizan la causa.

En un escrito firmado por Claudia Andrea Gotta, Julia Giordano y Mario Andrés Pérez de APDH, se indicó que la situación que viven los vecinos "conforma una muestra más de la intensidad con la que tenemos que insistir los santafesinos para ser escuchados en nuestros reclamos mientras los derechos más elementales como la vida y el ambiente siguen vulnerándose de forma cotidiana".

Hace pocos días, en gran parte de la zona central de Arroyo Leyes se percibió durante varias horas un olor potente a fertilizantes y químicos. "Es vox populi en el pueblo que en los días siguientes era llamativo ver cuantiosas familias con sus hijos consultando en el centro sanitario local por patologías de piel. Algunos profesionales médicos y de enfermería manifiestan su asombro al ver estas cuestiones y llegan a relacionarlo, en off the record, con el resultado de las fumigaciones y la convivencia con los agrotóxicos. Pero otros referentes de salud callan, aquellos que se encargaron de ocultarle a la población los relevamientos realizados en el marco del ordenamiento territorial referido al agua que se usa para consumir en la Escuela Nº 30 Domingo Guzman Silva", relataron.

En ese sentido, recordaron que "Arroyo Leyes cuenta con alto índice de discapacidad por encima del promedio, según un relevamiento de la Universidad Nacional de Litoral de 2010. Además el mismo organismo académico detectó contaminación por fertilizantes en las aguas de consumo en 2014 y en 2016 informó la presencia de patologías poco frecuentes en niños, a través de una intervención de la Facultad de Ciencias Médicas".

"Si bien la investigación de los hechos está a cargo de una jurisdicción específica, sabemos que las consecuencias de la contaminación exceden al territorio en donde se producen. Que hechos como estos se replican en toda la provincia, afectando dramáticamente el ambiente y la salud de quienes la habitamos. Y en este sentido, será necesario entonces fijar ejes de investigación, criterios comunes, que propendan a una persecución eficaz, con el objetivo de reprimir a les autores de tan graves delitos", remarcaron desde la APDH. En ese sentido consideraron que "sería de utilidad la elaboración de un protocolo de investigación para las causas de delitos ambientales".

Desde 2013 los vecinos de Arroyo Leyes realizan acciones intentando dar visibilidad de la problemática a la sociedad y detener las fumigaciones causantes de graves daños a la salud. Allí hay unos veinte núcleos productivos, dedicados al monocultivo de frutillas híbridas a base de uso intensivo de químicos agrícolas. En esas explotaciones se registró la aplicación de cuarenta sustancias distintas, entre biocidas y fertilizantes, muchas prohibidas para la producción de alimentos de consumo humano.

Desde Vecinos Autoconvocados de Arroyo Leyes aseguraron denunciaron en numerosas oportunidades fumigaciones ilegales sin respetar las distancias y los períodos de carencia previstos por la ley provincial 11273. Agregaron que una investigación de 2010 llevada adelante por la Universidad Nacional del Litoral, detectó en la región afectada un "alto índice de discapacidad por encima del promedio" y en el 2014 constató además contaminación de las aguas de consumo humano por nitritos, nitratos y amonios. Por último en 2016, la Facultad de Ciencias Médicas de la misma Universidad expresó su preocupación por la incidencia de "patologías poco frecuentes en el niños y lo relacionó a los metabolitos de la cadena del nitrógeno y su presencia en las aguas para consumo humano".

Esta organización denunció además públicamente el padecimiento de enfermedades graves, carcinomas, abortos espontáneos, malformaciones congénitas, afecciones oculares, auditivas y de la piel, parálisis, entre otras patologías que sufren les habitantes de las localidades de Rincón y Arroyo Leyes.

La exposición pública de quienes llevan adelante estos reclamos, tuvo como consecuencia el padecimiento de amenazas de muerte, violaciones a la propiedad privada y robos.

En La Camila

A fines de febrero el personal de comisaría 10ª de La Camila, en el departamento San Justo, inició actuaciones de oficio, tras recibir un llamado telefónico por parte de la directora y docente del establecimiento escolar Nº 999, de zona rural denunciando que fumigaban en la zona cercana. La maestra advirtió al personal policial sobre de su alta vulnerabilidad por su estado de embarazo y que estaban fumigando en un lote lindante con la escuela.

El personal que intervino constató que una máquina estilo "araña" fumigaba, por lo que se solicitó al maquinista que detenga la actividad que estaba realizando en el campo. Le explicaron que su decisión se tomó debido a las circunstancias y protocolos de actuación para estos casos.

Finalmente los policías informaron al fiscal Guillermo Persello de San Justo, quien dispuso que se interrumpa la aplicación e inició una causa que quedó caratulada a como infracción a la ley 24051, de residuos peligrosos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario