La ciudad

La Afip detectó un 40 por ciento de trabajadores en negro en bares y restaurantes

El organismo llevó adelante un amplio operativo durante los meses de verano y constató anomalías graves en la contratación de personal. También se detectaron irregularidades en la facturación de los negocios.

Jueves 15 de Marzo de 2018

La delegación Rosario de la Administración Federal de Ingresos Público (Afip) realizó durante el verano casi doscientas inspecciones a locales del rubro gastronómico, y el resultado fue alarmante: en el 40 por ciento de los restaurantes y restobares visitados por el organismo nacional se detectó informalidad laboral.
El titular de la Afip en Rosario, Carlos Vaudagna, afirmó que "se encontró un alto grado de informalidad, especialmente laboral, en el rubro gastronómico y diversión", y agregó: "No sólo hallamos irregularidades en el registro del empleo sino también la facturación de estos negocios".

Embed

Por qué importa: El empleo en negro es uno de los problemas más serios que enfrenta el mundo del trabajo. En un país que camina en el borde de la cornisa del abismo de caer en altos índices de desocupación, la defensa del trabajo formal es vital. Hay rubros en los que históricamente la informalidad es moneda corriente, como la gastronomía y la noche, pero no son los únicos. Extremar los controles ayuda a garantizar los derechos de los trabajadores y a blanquear la economía.

restaurante2.jpg

La cruda realidad: Carlos Mellano, presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros y Gastronómicos Rosario (Aehgr), brindó la opinión del sector. "Como asociación, este no es un tema que de agenda, pero institucionalmente no podemos avalar una situación que esté fuera de la ley", señaló a La Capital.
"Nosotros discutimos marcos de regulación o los beneficios para un sector con el objetivo de que tener equidad impositiva. No se discute si hay que cumplir la ley. Todo lo que hagan puertas adentro de sus locales es responsabilidad de los emprendedores", expresó Mellano.
Entrelíneas: Rosario ha exhibido un notable incremento de lo emprendimientos gastronómicos en puntos como Pichincha, la zona norte y el paseo Pellegrini. Y ese sector comercial es un gran tomador de empleo, especialmente de chicos muy jóvenes. La necesidad de trabajo, la falta de controles y avaricia de los dueños de los locales contribuyen a acentuar el problema. Meliano lo explicó claramente: "Los bares y restaurantes son un gran captador de empleo. Las inversiones que se hacen otros rubros, o en las industrias, no siempre redundan en la captación de personal.

restaurante.jpg

El panorama: "Es paradigmático que por el boom del consumo gastronómico, paralelamente haya empleo no registrado, trabajadores que no estén percibiendo sus contribuciones, que no tengan seguros de salud", afirmó Vaudagna, hoy en declaraciones a La Ocho.
Asimismo, destacó que "los resultados están a la vista. Nuestra tarea prioritaria es conseguir fondos para que el Estado pueda realizar sus actividades. En estos meses se renovaron más de diez mil millones de pesos en esta regional. Hacemos estos controles para que todos los contribuyentes estén en igual de situación tributaria".
Historia de fondo: "Detectamos informalidad en alrededor de un 40 por ciento de los negocios inspeccionados. Esto denota que es altísimo el nivel de informalidad. No es que se seleccionaron cuáles eran los contribuyentes a fiscalizar, sino que fueron rubros. Podemos hablar de un porcentaje representativo de lo que puede ser la totalidad de la actividad", explicó Vaudagna.
"Cuando hacemos inspecciones de otro tipo, es difícil hablar de un parámetro general. Pero aquí se inspeccionaron rubros", añadió.



¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario