La ciudad

Juzgan a un rosarino por grooming y abuso de menores de edad

Es un técnico electrónico de 64 años que confeccionó una decena de perfiles falsos de Facebook desde donde hostigó a ocho menores de edad.

Jueves 30 de Julio de 2020

Un técnico electrónico de 64 años que confeccionó una decena de perfiles falsos de Facebook desde donde hostigó a ocho menores de edad, a dos de las cuales abusó bajo amenazas de viralizar imágenes sexuales y videos íntimos, afronta un pedido de 40 años de prisión en un juicio que se desarrolla en el Centro de Justicia Penal de Rosario.

"Matías Esteban"; "Aly Canaya"; "Belén Aravena"; "Nacho Ceresoli"; "Micaela Azcuénaga"; "Caito Newels; "Melani Central". Bajo esas falsas identidades, simulado ser niño, niña, o cualquiera menos él, se escondió durante al menos tres años detrás de una computadora para someter a adolescentes de entre 12 y 16 años.

Las maniobras salieron a la luz luego de que la ONG National Center of Missing Children reportara al Poder Judicial de la Nación las alertas por la circulación de fotos de niñas desnudas, usuarias de computadoras que habrían sido las víctimas, remitidas a los perfiles antes citados.

Tras una serie de medidas se constató de dónde partían las extorsiones. Tras el cruce de datos de compañías telefónicas y de internet se identificó una línea vinculada a un hombre con residencia en la zona norte, donde fue detenido Juan Manuel G.

La investigación judicial que encabezó la fiscal Alejandra Raigal, de la Unidad de Delitos Sexuales, logró establecer el patrón de conducta que el imputado puso en práctica con todas las víctimas.

Tras hacerse pasar por un adolescente, "Nacho C." contactaba a las niñas, las seducía y entablaba una relación de confianza hasta que lograba ser considerado como "novio virtual". Además, con otra falsa identidad, en este caso de una mujer, simulaba ser "prima" (Micaela A.) de Nacho, convencía a la menor para que le enviara las fotos, bajo promesa de que luego las eliminaría, porque "conocía la contraseña" de su primo.

La joven víctima, de 15 años, accedió y le mandó fotos y videos. Con el material a disposición, Juan Manuel G. creó un tercer falso perfil y allí los descargó. Después, se volvió a contactar con la joven como Nacho. La amenazó con enviarle el contenido a sus padres y la extorsionó para que le mandara más fotos y videos. Pero le sembró la duda: le pidió que se contactara con "Livi A.", a quien debía preguntarle quién le había ayudado a eliminar una cuanta falsa.

La chica recibió un mensaje de "Euge Juarez". Siempre era el abusado. Este le prometió que le ayudaría a eliminar el perfil que la preocupaba si le pasaba el nombre de ese hacker que Nacho le pidió averiguar

Sin saberlo, la víctima estaba metida en una maraña done un solo personaje pergeñaba todo. Le llegó entonces el dato del hacker, "Caito Newels". Detrás de la computadora siempre estuvo la misma persona.

La chica se vio con Caito en un predio cercano a Nuevo Alberdi. El hombre de la decena de perfiles finalmente abusó de la menor.

En la apertura del juicio la fiscal Raigal repasó ese hecho y otro donde el abusador también sometió sexualmente a la víctima menor de edad, mientras que en seis hechos se constató el hostigamiento, el ciberacoso y el delito de grooming, sin vínculo físico con las víctimas.

¿Te gustó la nota?

Segui Leyendo

Opinión

Etica, ¿estás?

El descuido de la ética pública y la ausencia de mecanismos que la garanticen explica y predice que actuales o potenciales funcionarios públicos sean tentados a caer en prácticas de corrupción, por lo que el rescate y fomento de la ética construye, reconstruye, fortalece, motiva y crea una identidad en la administración pública que conduce a una mayor responsabilidad funcional, contribuyendo a evitar o disuadir actitudes y posicionamientos reñidos con la ética y la corrupción, así como, consecuentemente con ello, la recuperación de la confianza ciudadana en sus instituciones públicas.

Por Roberto Fermín Bertossi - Experto Coneau / Cooperativismo

Dejanos tu comentario