La ciudad

Jóvenes que aprenden radio en el corazón de Empalme Graneros

Participan de un taller que se realiza en el club Reflejos. El viernes pasado fueron visitados por el gobernador Lifschitz y lo entrevistaron.

Domingo 19 de Febrero de 2017

Más de 30 chicos de Empalme Graneros se capacitan en el taller de radio que se desarrolla tres veces por semana en el club Reflejos, y el viernes pasado recibieron la visita del gobernador santafesino Miguel Lifschitz, a quien entrevistaron y también aprovecharon para compartir historias y vivencias. Este atractivo ciclo se enmarca dentro del Plan Nueva Oportunidad, un programa gestionado de manera conjunta por la provincia y la municipalidad de Rosario, que permite capacitarse a jóvenes, de entre 16 y 30 años, para que adquieran herramientas de inserción laboral y hábitos de convivencia social, a través de participar de espacios de intercambio y reflexión.

   El taller de radio funciona en Empalme Graneros, en el club Reflejos. desde hace algunos años, y se puede escuchar por el 104.7 del dial y por www.fmreflejos.com. El presidente del club, Marcelo Antonelli, y su esposa Gloria Rogalsky le ponen el alma y el corazón a este taller, que cuenta con un docente de lujo: el periodista y relator Walter Hugo. Entre ellos se encargan de transmitir a los jóvenes el maravilloso oficio de la radio, ese mágico mundo que nace a partir de un micrófono y que se multiplica en el aire para llegar a cada casa del barrio.

   Los jóvenes a los que apunta el Nueva Oportunidad tienen realidades complejas y difíciles, pero Marcelo y Gloria están convencidos de que pueden salir adelante y por eso desde el primer día se dedican con amor a contenerlos y hacerles ver que pueden superarse.

Un mensaje de vida

"Para nosotros es muy importante que vengan los chicos al club y dar los cursos aquí, porque es una forma de poder dejarles un mensaje de vida. Nosotros nos basamos en el trabajo y por eso les decimos que siempre hay un volver a empezar. Darles oportunidad de alentarlos, de decirles que pueden y que no se queden quietos. Es un orgullo estar con ellos, porque ellos son el futuro". Y ese mensaje de esperanza, de entusiasmo, está claro que se contagia porque no paran de sumarse chicos y chicas todas las semanas al taller del club Reflejos.

   Los viernes son días de reflexión en el curso. Se lo llama "Tercer tiempo" y es el momento en el que se hablan a los ojos y se cuentan la vida.

El ritmo y la alegría lo ponen esos niños y niñas con pañales que acompañan a sus madres a aprender. Madres jóvenes que intentan terminar la secundaria mientras dan la teta, mujeres que enfrentan su propia realidad sin dejar los sueños, y chicos que bajo sus gorritas sueñan, como sus compañeras de taller, a que algún día puedan ser periodistas o locutores.

   El viernes pasado no fue uno más, mientras los jóvenes estudiantes de Empalme Graneros hacían ejercicios de modulación de voz y aprendían a preparar y producir, de pronto la puerta se abrió y Marcelo les anunció la visita del gobernador Lifschitz, con quien compartieron una extensa charla, entre mates, risas, anécdotas y facturas.

   Fue más de una hora de conversaciones muy cálidas, repletas de emoción. Para los pibes del taller de radio del club Reflejos, no fue un día más. Seguramente para el gobernador, tampoco.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario