La Ciudad

Javkin: "Todo tiene un límite, necesitamos que nos cuiden más"

En la apertura de sesiones ordinarias del Concejo, el intendente hizo hincapié en la inseguridad, lo que más desvela a los rosarinos.

Viernes 05 de Marzo de 2021

En un discurso de dos horas y media, el intendente Pablo Javkin repasó ayer la Rosario de la pandemia que le tocó administrar en 2020 y anunció una batería de proyectos que se trazó como objetivos para “despertar de las tinieblas”. En la inauguración de las sesiones ordinarias del Concejo, no eludió un tema prioritario para los rosarinos: la inseguridad y lanzó un enfático reclamo a la Casa Gris: “Todo tiene un límite. Necesitamos que nos cuiden más”, exclamó. Además, anunció la apertura de un frente ribereño en zona sur, urbanización en Nuevo Alberdi y extensión de la peatonal San Martín hasta San Lorenzo, multas con cámaras en las esquinas y luces LED en barrios vulnerables.

Mencionó una y otra vez a los bloques políticos sobre los que se cimentó un acuerdo de gobernabilidad que funciona en el Palacio Vasallo de la mano de María Eugenia Schmuck y hasta hizo un llamado a la rosarinidad parafraseando a Litto Nebbia: “A pesar de tanta pena y tanta herida, solo se trata de vivir”, señaló.

El discurso inaugural del año pasado le quedó lejos al intendente. Pero no solo fue el efecto de la pandemia lo que marcó un punto bisagra. La consolidación de una ciudad atravesada por las balaceras, ajustes de cuenta narco y la proliferación de robos y arrebatos son hechos de sangre que también marcaron la agenda de Javkin.

De arranque hubo un reconocimiento al enorme esfuerzo de los trabajadores de la salud ante la irrupción del coronavirus. “Han demostrado, una vez más, ser el orgullo de Rosario. No creo que los hayamos aplaudido lo suficiente”, dijo y se metió de lleno en tres ejes prioritarios: salud, trabajo y libertad.

En seguridad, el intendente parece haber tomado nota del reclamo que a diario hacen los vecinos. El hombre que repartió Grullas por la Paz durante la campaña, ayer fue tajante: “Todo tiene un límite. Muchas balas, mucha sangre. Necesitamos que nos cuiden más”, remarcó en un tono que se alejó del sesgo conciliador. “Reclamamos que nos devuelvan el derecho a poder ir a trabajar, estudiar y estar en la calle sin temor a que nos roben o nos maten”, indicó.

Víctimas

Un gesto fue el de convocar a las gradas del Palacio Vasallo a los familiares de Bocacha Orellano (asesinado en cercanías del boliche Ming) y del Oso Cejas (en Sarmiento y Virasoro). En seguridad, el discurso inaugural parece haber trazado una línea divisoria entre las competencias de la provincia y los programas municipales. Anunció la puesta en funcionamiento de 163 cámaras de videovigilancia y la reactivación de 319 alarmas comunitarias municipales, bacheo y pavimentación y el Plan Rosario Ilumina, que llevará 4 mil luces a los barrios más vulnerables. “Es tiempo de volver a arreglar las calles, porque cada pavimento definitivo también es seguridad”, señaló y anunció la reconversión de 50 plazas rosarinas.

En materia de control, dijo que se lanzará un nuevo sistema de detección electrónica de infracciones de tránsito, lo que implicará que haya fotomultas en las esquinas.

Al promediar el discurso, Javkin se agarró de una idea-fuerza: “Es hora de volver a los barrios”, dijo. “Abrir la ciudad hacia el sur, para que los vecinos tengan su frente ribereño; hacia el norte con la expansión de Nuevo Alberdi, obras de cloacas y la reparación de una deuda histórica en pleno siglo 21: la falta de agua potable en algunos barrios”.

“Tenemos que volver a amar nuestro centro”, señaló, y anunció un plan de revitalización con la extensión de la peatonal San Martín hasta San Lorenzo, más zonas calmas y la peatonalización temporaria de calle San Luis.

Embed

“El lunes que viene es 8 de marzo. A las mujeres de la ciudad quiero decirles que cuentan con todo nuestro acompañamiento para que puedan expresarse, movilizarse y reclamar en su lucha”, anunció y repasó la contención que se hizo en pandemia a las víctimas de violencia de género. Además, anunció que a las cinco empleadas municipales del cupo laboral trans, se agregarán este año otras cinco.

En Cultura, repasó el regreso a los teatros y al Anfiteatro, el efecto emocional que genera lo artístico en los ciudadanos y la revitalización de la Franja del Río y los Galpones. “Que ningún niño o niña se vaya a dormir sin la posibilidad de que le lean un cuento”, propuso.

Movilidad

Con el regreso de las clases habrá un refuerzo del sistema de transporte y más conexión con el Centro Universitario (CUR). También anunció un plan de ciclovías que sume 50 kilómetros para llegar a 240 kilómetros y contar con 72 estaciones de Mi Bici Tu Bici.

“Cada persona que se suba a un taxi va a contar con una aplicación municipal en donde podrá verificar toda la información del chofer y del móvil”, anunció.

En materia de residuos domiciliarios, presentó una propuesta para trabajar primero con el 57 por ciento de la basura que es orgánica y así reducir los volúmenes de enterrado en los rellenos sanitarios.

En esta línea, dijo que este año se eliminarán los papeles en expedientes, dejando en el pasado 89 mil fojas anuales y llevando todo a formato digital.

Ante cada proyecto, no olvidó mencionar el “copyright” de los concejales que lo idearon. En el reordenamiento urbanístico de Nuevo Alberdi; Ciudad Futura; en el Fondo de Tierras, Fernanda Gigliani; el Código de Convivencia, Roy López Molina; el abordaje en violencia de género, Norma López, por citar solo algunos.

Arena política

Así, lanzó guiños a sus ex compañeros del Concejo, pero en consonancia a un acuerdo político que selló y mantiene la titular del Palacio Vasallo por segundo año consecutivo. Aquel que logró unir a La Cámpora, Roy López Molina, Ciudad Futura y el Frente Progresista.

En los márgenes de este acuerdo quedaron el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, este último muy crítico con la gestión Javkin. En ese contexto también puede inscribirse el pedido renovado del intendente para que se trate y apruebe el proyecto de alcoholemia cero al volante. La iniciativa que impulsa la propia Schmuck se topó con la falta de firmas en la comisión de Obras Públicas. ya que el macrismo puso sus reparos.

Además, avisó que mandará un proyecto para poner un límite de tiempo a las campañas políticas de 2021. E hizo un llamado a rescatar el ADN de la ciudad y volver a la normalidad pero a la “rosarina”. Esto, según él, es “decirle basta a la pérdida de tiempo en pelearnos por todo”, razón por la cual invitó a los concejales a “no caer en la trampa miserable del grito y la descalificación barata, que ya demostró impotencia a la hora de hacer y mejorar la vida de la gente. Con la otra mejilla, llevaremos a fondo la convicción de que el trabajo constante y silencioso construye tejidos que cambian de verdad las situaciones injustas”, remarcó.

Un final de discurso con tono épico y apelando a la ciudad de Censabella, de Francovigh, de Riestra y Fontanarrosa, de las hermanas Cossetini y de la Chiqui González, de Carballo y Binner, de los obreros de Tablada y Manuelita y las luchas estudiantiles, y el ferrocarril.

Cerró citando a un “prócer” como Nebbia, porque “si nos encontramos una paloma herida seguro al rato estará volando e inventando una esperanza”. Todo un fin musical y poético, en la ciudad de pobres corazones.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS