La ciudad

Javkin tendrá encuentros periódicos con la intendenta antes de asumir

Ayer se realizó la primera reunión entre ambos. El jefe municipal electo y Mónica Fein hablaron de temas financieros y presupuestarios.

Jueves 20 de Junio de 2019

Fue Mónica Fein quien lo hizo público a través de la red social Twitter. La intendenta invitó al jefe municipal electo, Pablo Javkin, a dialogar sobre algunos temas ligados a la gestión que ambos necesitan coordinar en el marco de la transición que ya comenzó. El actual concejal y la todavía titular del Palacio de los Leones acordaron llevar adelante encuentros periódicos con el eje puesto en esas cuestiones, algunas de la cuales requieren de resoluciones rápidas porque impactan en el financiamiento para la nueva administración. Según pudo saber LaCapital, Fein quiere entregarle a Javkin un municipio saneado económicamente, por eso se habló de la necesidad de darle continuidad a un convenio firmado con la provincia en materia de aportes a la salud, entre otros temas básicos. No obstante, queda en el tintero otro punto urticante: el precio del transporte urbano.

El cónclave se desarrolló en el despacho oficial y se prolongó durante poco más de una hora, lapso durante el que ambos tomaron mate y comieron masas secas. Fue una reunión distendida entre dos personas que se conocen muy bien.

El buen clima sirvió para que Javkin consultara sobre qué funcionarios retornarán a desempeñarse en el Ejecutivo local, provenientes de Santa Fe. El intendente electo espera el regreso de nombres importantes, entre técnicos y personal político, que podrían allanarle el camino que comenzará a emprender en diciembre. "Son cuadros importantes", confesó a LaCapital. Sin embargo, hay cientos de personas de planta permanente que habían solicitado licencia para trabajar junto a Miguel Lifschitz en la Casa Gris y que ahora deberán tener funciones en la Municipalidad, lo que generará una recarga de empleados y hasta una posible superposición de tareas, además de un efecto de alto impacto en el presupuesto.

De todos modos, Javkin está dispuesto a que la situación resulte lo menos gravosa posible.

Desde el punto de vista financiero, el municipio informó hace pocos días que, a diciembre de 2018, tiene un déficit de 1.200 millones de pesos. Se trata de la diferencia que se produce cuando los ingresos son menores que los gastos, lo que genera un resultado negativo en el balance.

Además, la gestión de Miguel Lifschitz realizó adelantos extraordinarios de coparticipación al municipio por alrededor de 400 millones de pesos y el Banco Municipal le giró 160 millones más. En ambos casos, se trata de obligaciones a reintegrar, que generan inquietud.

Otro de los temas que se pusieron ayer sobre la mesa está ligado a la salud, caballito de batalla de las gestiones del Frente Progresista. Así, Fein hizo referencia al sostenimiento de estas prestaciones que en los últimos años alivianaron al municipio a partir del convenio que en 2009 se firmó con la provincia y que establece que la Casa Gris se hace cargo del sistema de alta complejidad en los efectores locales.

En aquella oportunidad se esgrimió como argumento que "el derecho a la salud de los ciudadanos no reconoce jurisdicciones" y se habló de la necesidad de "integrar la salud pública municipal y provincial para dotar a los ciudadanos de Rosario de la mejor calidad de atención".

Hoy, estos aportes son cercanos a la mitad del presupuesto que Rosario tiene en esta área trascendente. Por eso, Javkin planteó su interés de que la situación tenga continuidad a partir de que desde diciembre será el peronismo el que controle las cuentas provinciales.

En efecto, con el cambio de signo político en la provincia se abren varios interrogantes, que los dirigentes ayer no soslayaron en su charla. Bajo este marco, los próximos encuentros que tanto Fein como Javkin desarrollarán a medida que se acerque la asunción del nuevo titular de Ejecutivo rosarino, deberán seguir esta línea temática.

Una de las cuestiones que ayer no se tocó, pero está en la agenda, es el aumento de la tarifa del transporte, que quedó en stand by para que no incidiera negativamente en el electorado.

Hoy los costos ya están muy por arriba del precio que pagan los pasajeros, aunque solamente se haya difundido el estudio de diciembre, calculado en 26,34 pesos por viaje.

Los datos que aún restan conocerse son los de febrero y abril, que actualizarían el nuevo esquema de subsidios nacionales (mucho menores que el año pasado) y el impacto de la suba de combustibles, entre otros ítems.

Por eso, se especula que este mes la intendenta finalmente tome la decisión de efectuar la suba, potestad que le dio el Concejo permitiéndole hacerlo hasta el 90 por ciento del guarismo que marca el análisis de costos.

La última actualización del boleto fue el 28 de diciembre pasado, aunque apoyada en el costo técnico de octubre de 2018. Así, Fein llevó el valor del transporte a los actuales 23,17 pesos, cerrando el período anterior con un incremento tarifario del 101 por ciento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario