La ciudad

Investigan "muerte dudosa" de un nene de dos años y detienen a la mamá y su pareja

Fue en Empalme Graneros. Tenía hematomas y escoriaciones en su cuerpo, además de huellas de golpes más antiguos, por lo que no se descarta la hipótesis de un deceso por violencia familiar.

Miércoles 21 de Agosto de 2013

Un niño de dos años falleció ayer en un centro de salud de Empalme Graneros y la Justicia investiga el caso como "muerte dudosa". Según los investigadores policiales, el menor presentaba escoriaciones y hematomas en el cuerpo y el rostro, como así también huellas de golpes más antiguos, por lo que no se descarta la hipótesis de deceso por violencia familiar. El juzgado de Instrucción Nº 11 ordenó la detención de la madre del chico y su pareja hasta que estén los resultados de la autopsia.

Thiago D., de dos años, falleció en el centro de salud Juana Azurduy. Llegó al dispensario de Génova y Fraga a media mañana junto a un tío y antes del mediodía murió producto de una insuficiencia respiratoria grave.

Personal del Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (Sies) se hizo presente en el lugar y efectuó las maniobras de reanimación que se realizan para este tipo de cuadros. Pero no pudo salvarle la vida al chiquito.

Fuentes policiales confiaron a La Capital que los agentes médicos del centro sanitario comprobaron que el menor presentaba escoriaciones y hematomas en el rostro y otras partes del cuerpo. Y además tenía huellas de golpes más antiguos, lo que dejó abierta la puerta a investigaciones por presunta violencia familiar.

En ese marco, y por desconocerse las razones del deceso, el juez de Instrucción Hernán Postma caratuló la causa como "muerte dudosa".

En paralelo resolvió dejar detenidos a la madre del menor, María D., de 26 años, y su pareja Eric de 28 años, quienes quedaron alojados en la Brigada de Homicidios.

Al cuerpo del menor se le practicará la correspondiente autopsia en el Instituto Médico Legal, para determinar las causas del deceso. Interviene en el caso, por razones de jurisdicción la comisaría 20ª de policía.

Por su parte, Ignacio González, director de Centros de Salud de la Municipalidad aclaró que el menor "no poseía historia clínica en el dispensario ya que, al parecer, la familia había llegado recientemente al barrio proveniente de otra zona de Rosario.

Incluso no era muy conocida por las familias que habitan Empalme, pese a tener domicilio constituido en Perú al 600 bis

Por esa razón, en el centro de Salud Juana Azurduy no tenían registros de problemas respiratorios previos como patología causante de la muerte.

"Se detectaron algunas lesiones corporales y se dio aviso de inmediato a la policía y a la Justicia", precisó.

Poco frecuente

El director de Centros de Salud de la Municipalidad de Rosario, Ignacio González, remarcó ayer que los casos de menores con signos de violencia familiar que luego fallecen “no se registran con frecuencia en los dispensarios de Rosario”. Y continuó: “Al contrario, estos episodios son mas bien aislados en toda la ciudad”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario