La ciudad

Interminable cola de jóvenes para cobrar el plan Nueva Oportunidad

Denuncian "maltrato" por parte del gobierno provincial y "desorden y descontrol" a la hora de concretar la cancelación de los montos adeudados.

Jueves 19 de Marzo de 2020

Las organizaciones sociales que trabajan con los más de 11 mil jóvenes del Nueva Oportunidad en Rosario volvieron a denunciar “el maltrato” por parte del gobierno provincial y, especialmente, por su Ministerio de Desarrollo Social. A la falta de definiciones sobre el futuro del programa y el atraso en el pago de las becas, se sumó ayer “desorden y descontrol” a la hora de concretar la cancelación de los montos adeudados desde enero, denunció un integrante de una organización social de Villa Banana. “No les pagan y cuando les pagan, los maltratan. En plena pandemia del coronavirus los obligan a hacer colas interminables”, reclamó.

Hasta hace poco los participantes del programa cobraban sus becas a través de los puntos habilitados como Santa Fe Servicios, lo que les permitía dirigirse al más cercano a su domicilio. Sin embargo, ayer pese a las recomendaciones de distanciamiento social se habilitó una sola boca de pago para más de 6.400 chicos, según detallaron.

Así, hubo colas, eternas esperas y ninguna medida de higiene y seguridad tomada por parte de la sucursal del Banco de Santa Fe, en la esquina de Santa Fe y Corrientes.

cole

"El destrato fue absoluto, los hicieron venir desde diferentes puntos de la ciudad, en colas de cuadras, cuando además hace tres meses que no cobran. Y todo eso sin ninguna medida de seguridad cuando todo el mundo habla de la pandemia y de no reunir a mucha gente en un solo lugar”, protestó desde la organización que desarrolla actividades en los barrios Triángulo y Villa Banana.

La Capital - Rosario on Twitter

Lo cierto es que en los próximos días está previsto que cobren otros grupos de jóvenes, por lo que Moreira exigió que se “habiliten otras bocas de pago” para que la situación de amontonamiento no vuelva a repetirse en las próximas horas.

jov1.jpg

El programa Nueva Oportunidad que tiene 11 mil beneficiarios sólo en Rosario, y en el que desarrollan actividades y espacios de formación y capacitación a través de cientos de organizaciones territoriales, llevan varios meses de incertidumbre desde el inicio de la gestión del gobernador Omar Perotti. La falta de definiciones sobre el futuro del proyecto, así como los atrasos en los pagos, viene generando malestar en los barrios, además de las pérdidas y alejamiento de los jóvenes que ante al falta de trabajo y espacios de contención, las más de las veces se terminan siendo captados por las redes delictivas como única forma de subsistencia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario