La ciudad

Insólito: vecinos enjuiciados por un bolichero

A los vecinos del boliche Jump, de Casilda y avenida Alberdi, el mecanismo del registro de oposición presentado por la municipalidad como un método de defensa, se les volvió en contra. Utilizando los datos de las personas que se opusieron, el propietario inició una demanda a los vecinos...

Jueves 17 de Enero de 2008

A los vecinos del boliche Jump, de Casilda y avenida Alberdi, el mecanismo del registro de oposición presentado por la municipalidad como un método de defensa, se les volvió en contra. Utilizando los datos de las personas que se opusieron, el propietario inició una demanda a los vecinos aduciendo que con sus reclamos obstruyen su posibilidad de trabajo. Los vecinos denuncian la falta de controles.

El boliche de Av. Alberdi y Casilda, que está habilitado como bar con amenización musical pero funciona como boliche bailable, sufrió ya tres ceses de actividades por distintos problemas: el 31 de diciembre de 2006 por exceso de decibeles, en julio de 2007 porque encontaron menores consumiendo bebidas alcoholicas y trabajando en el boliche, la tercera también por la vía policial porque hallaron una menor con herida de bala en septiembre de 2007. Por último, el pasado sábado 12 de enero cerraron sus puertas porque encontraron una mujer que fue acuchillada dentro del boliche.

La situación paradójica en la que se encuentran los vecinos fue consecuencia del mecanismo que supuestamente propone el estado para que los ciudadanos se manifiesten sobre su deseo de tener o no un boliche cerca: el registro de oposición. Los vecinos se quejaron con nombre y apellido, dejaron sus documentos en la municipalidad y hoy esos datos están siendo utilizados por el propietario que los enjuició porque aduce que con sus reclamos están obstruyendo sus posibilidades de trabajo.

En declaraciones a LT8, uno de los vecinos, Miguel, dijo: "Es parte del verso que tiene la Municipalidad que te pregunta si querés un boliche cerca de tu propiedad y después hace caso omiso de esa figura, entonces no lo habilitan como boliche sino como bar con amenización musical, la municipalidad que se supone tiene que velar por los derechos de los ciudadanos no cumple su función".

Además enumeró los problemas que diariamente sufren y explicó la increíble situación por la que pasan al enfrentar una causa judicial: "Estamos siendo enjuiciados los vecinos que nos opusimos a la presencia del boliche por el propietario porque según él no lo dejamos trabajar y estamos lesionando su derecho a la explotación comercial, lo paradójico es que la muniicipalidad no controla su trabajo, sigue teniendo los decibeles altos, no respeta los horarios de cierre, hay hechos de violencia gravísimos, traen grupos de cumbia en vivo y funciona como boliche y no como bar".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario