La ciudad

Inscripción récord para ser policía: 10 aspirantes por cada puesto

El 60 por ciento de los postulantes es mujer. En medio de la crisis, la necesidad de trabajo se convirtió en el principal incentivo.

Domingo 07 de Octubre de 2018

Este año, la inscripción fue récord. El 60 por ciento son mujeres, la necesidad de trabajo es el principal incentivo A dos semanas de que cierre la inscripción, 10.300 jóvenes completaron los formularios electrónicos para acceder a la policía provincial. El número, deja chicos los mil puestos disponibles en los institutos de formación donde se cursa la carrera de auxiliar en seguridad, actualmente la única puerta de entrada a la fuerza. Y supera con creces el promedio de aspirantes que se presentaron en los últimos diez años, de entre 5 y 6 mil personas.

Detrás de este inusual despertar de la vocación hay dos factores claros. En los últimos dos años, a la carrera no ingresaron mujeres, que ahora representan el 60 por ciento de los anotados. Pero además, el récord de inscripciones refleja también las dificultades que se presentan a los jóvenes para ingresar en el mercado laboral, en momentos donde en el ámbito privado no sobran las opciones.

Tradicionalmente, gran parte de los ingresantes a la carrera eran familiares de policías y la vocación de servicio aparecía como la primer motivación para elegir la carrera. "En los últimos años, vemos que la necesidad de trabajo prima más que la vocación, tiene más incidencia", reconoce Gabriel Leegstra, director del Instituto de Seguridad Pública, donde se cursan las carreras que permiten el ingreso y los ascensos en la fuerza policial.

De todas formas, remarca, que "en esta profesión, la vocación se adquiere con el tiempo y con la formación". Y destaca que, claramente, para vestir el uniforme "alguna inclinación tiene que existir, ya que es una profesión en la cual está en riesgo la vida en forma permanente y esto no hay salario que lo pueda cubrir, ni tiene otro rédito que el servicio público que se presta".

Desde mediados de septiembre, la invitación a formar parte de la policía se lee en la cartelería pública y circula por los medios de comunicación. Desde entonces, 10.300 personas respondieron a la convocatoria que finaliza recién el 17 de octubre.

El número —destaca la subsecretaria de Formación y Desarrollo Policial, Ana Viglione— no tiene antecedentes en los últimos diez años. Hasta ahora, el récord de inscripciones había sido el de 2015 cuando se presentaron 8.500 aspirantes. El año pasado habían sido 4.165 y en 2016, 7.200.

A clase

La carrera de auxiliar en seguridad es el primer paso para ingresar a la policía provincial. El cursado dura dos años, después de los cuales se comienza a trabajar en la fuerza como suboficial, la primera jerarquía dentro de la carrera policial. Después de una práctica de dos años, los suboficiales pueden cursar el tercer año del plan de estudios y recibirse de "técnico superior en seguridad pública y ciudadana con orientación a la formación policial??, como indican los certificados oficiales.

Durante los primeros dos años de formación, los estudiantes reciben una beca de entre 2.400 y 2.800, según las distancia que separa sus hogares del lugar de cursado. Cuando ingresen a la fuerza empezarán a cobrar unos 19 mil pesos, el salario inicial de un efectivo.

Para anotarse en la carrera hay que ser argentino (nativo o por opción), tener entre 18 y 28 años, no haber sido condenado ni encontrarse procesado por la Justicia provincial o nacional, poseer título secundario y condiciones de salud y aptitudes psicofísicas "compatibles con el desempeño de las funciones" y no ser empleado provincial ni haber sido destituido, cesanteado o exonerado de algún empleo público.

En el caso de los varones se exige una estatura mínima de 1,65 y máxima de 1,95, medidas que para las mujeres se acortan en diez centímetros en ambos casos y poseer un índice de masa corporal no superior a 30, tanto para ellos como para ellas.

De los 10 mil inscriptos de este año, un 60 por ciento son mujeres. La mayoría también nacieron en el centro norte de la provincia. El promedio de edad de los aspirantes es de entre 23 y 25 años.

La selección

Leegstra confía en que la mayor cantidad de aspirantes de este año permitirá una mejor selección de los ingresantes a la carrera. Más relacionado al perfil de policía que demanda actualmente la sociedad: "más comprometida con los problemas de los ciudadanos, profesional y respetuosa de los derechos humanos", subraya.

El proceso de selección que se pondrá en marcha en los últimos meses del año implica una serie de etapas, cada una excluyente: un examen médico, psicológico, de destreza física y una prueba académica. El último paso son los informes de trabajadores sociales después de una visita a la vivienda de los aspirantes.

Quienes sigan en carrera podrán incorporarse a las clases el año próximo, a partir de febrero.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario