La ciudad

Inmobiliarias recomiendan que las subas de los alquileres no superen el 30%

Acceso a la vivienda. Presentan hoy en el Concejo Deliberante un “modelo” de contrato que apunta a reducir las crecientes cláusulas abusivas que denuncian inquilinos.

Viernes 16 de Enero de 2015

El titular de la Cámara de Inmobiliarias de Rosario (Cadeiros), Carlos Rovitti, señaló ayer que “recomiendan” a los propietarios de viviendas en alquiler que los aumentos ronden entre el “25 y 30% en sintonía con los acuerdos paritarios alcanzados en el último año”. Y alertó que intentar recomponer mucho más sus ingresos puede terminar siendo un dolor de cabeza a futuro, al encontrarse que el inquilino se terminó comprometiendo a un valor que después no puede cumplir.
  La recomendación de las cámaras inmobiliarias llega después de un último cuatrimestre de 2014 en que los contratos de alquiler relevados por la Concejalía Popular arrojaron un elevado incremento, muy por encima de la desaceleración de precios que relevaron consultoras y organismos estatales para una actividad económica en baja en general.
  Los precios de los alquileres se recalentaron en el último año prácticamente en todos los niveles casi desde el inicio del año pasado en Rosario. También se dispararon las denuncias de contratos con cláusulas abusivas, al punto de ubicarse en el segundo puesto de reclamos en la Oficina del Consumidor, donde detectaron que alrededor del 85% de los acuerdos contenían abusos.
  Frente a este escenario y luego de reuniones y audiencias públicas, Rovitti junto con el presidente del Concejo municipal, Miguel Zamarini, y la Oficina del Consumidor, presentarán hoy, a las 9, un modelo de contrato de alquileres para Rosario, con el objetivo de transparentar información y esencialmente evitar abusos o cláusulas leoninas en los vínculos.
  La preocupación empresaria estriba en que, si la conflictividad en el mercado de alquileres escala, avance una regulación del sector, hasta ahora ninguneada y resistida también por la mayoría del arco político en los distintos niveles de Estado.
  Zamarini reconoció ayer que uno de los proyectos que podría ser desempolvado en el Concejo es el cobro de una sobretasa a las viviendas desocupadas.

Un tercio de los rosarinos. El propio Rovitti recordó que en la ciudad existe un tercio de la población que alquila y unos 95 mil contratos de alquiler pasan por las inmobiliarias, por lo que ponderó la posibilidad de exhibir un contrato que oficie de herramienta tanto para los inquilinos como para las inmobiliarias y propietarios en el momento de firmar el acuerdo entre las partes.
  En tanto, Zamarini explicó: “Se trata de poner blanco sobre negro, de dar a conocer qué gasto le corresponde al propietario y cuál al inquilino y conocer que cualquier cláusula que no figure en este contrato modelo, a criterio nuestro y de las inmobiliarias será, cuanto menos,
objetable”.
  A la hora de referirse a cuestiones puntuales del modelo de contrato, el titular del cuerpo legislativo local remarcó como “grandes avances” cuestiones inherentes a las expensas —que estarían diferenciadas entre lo que debe abonar el propietario y lo que corresponde al inquilino—, como la “mayor claridad en los vicios ocultos, que suelen ser objeto de reclamos y, además, una nueva cláusula en caso de cortes en el suministro del gas en los edificios”.
  Rovitti detalló que “en el modelo contrato se identificará al inmueble, su estado, los servicios que presenta y se planteará la posibilidad de que en el mismo se puedan adjuntar fotos y certificarlas para lograr mayor transparencia en los contratos”. Por otra parte, se aclarará en el mismo todo lo referido al mantenimiento del inmueble por el uso habitual, en caso de propiedad horizontal, “se dejará especificadas las expensas comunes a cargo del inquilino y las extraordinarias a cargo del propietario”.
  En el marco de la presentación en sociedad, además de explicar las cláusulas del contrato, se entregará copia en mano a los presentes y se dejarán otras impresas en el propio Concejo Municipal y en la Cámara de Inmobiliarias, a fin de que la ciudadanía pueda hacerse del modelo de contrato con facilidad.
  Asimismo, aparte de la publicación en distintos canales de internet de este modelo de contrato, ambas partes se comprometieron a continuar en el trabajo para agregar posibles mejoras en el texto que tomará finalmente hoy estado público, además de distintos proyectos que se encuentran en análisis referidos a alquileres en la ciudad.
  A tal fin, el Concejo creó oportunamente una mesa permanente compuesta por ediles, la Oficina Municipal del Consumidor, inmobiliarias y otras organizaciones de defensa a los usuarios y consumidores.

Los aumentos, por encima de la inflación

La Concejalía Popular dio a conocer esta semana que una persona o pareja que tuvo que renovar el contrato de alquiler de un departamento de un dormitorio en diciembre de 2014 se encontró con que la cuota mensual exigida por los propietarios es, en promedio, un 68% más elevada que la firmada dos años atrás, cuando se rubricó el acuerdo anterior.
  Y llega hasta el 78% en el caso de las propiedades horizontales ubicadas en el macrocentro, según se desprende del relevamiento que anualmente realiza  la ONG en Rosario.
  El relevamiento arrojó que en el último año (diciembre de 2014 versus diciembre de 2013) el alquiler de un departamento de un dormitorio registró un incremento promedio del 33%. Aunque tiende a disminuir cuando se revisan los acuerdos alcanzados en los barrios (28,3%).
  Según el trabajo, el valor que se pagaba por un departamento de un dormitorio en diciembre de 2012, cuando pautó su contrato, era una cuota promedio de 1.765 pesos. Hoy, dos años después, pasó a pagar 2.963 pesos mensuales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS