La ciudad

Incendiaron dos autos estacionados en pleno barrio Martin

El origen del fuego fue intencional. Los vehículos estaban ubicados en Montevideo al 500 y el siniestro se desató bien temprano.

Viernes 12 de Julio de 2019

Dos automóviles que estaban estacionados en Montevideo al 500, en el macrocentro rosarino, fueron incendiados ayer por la mañana en forma intencional. El siniestro se desató alrededor de las 7 y las llamas afectaron parcialmente a un Ford Fiesta rojo y una Chevrolet Tracker blanca.

"Fue temprano a la mañana, se sintió una explosión, no muy fuerte, pero que nos sobresaltó", contó sin salir de su sorpresa Javier, el propietario del Ford Fiesta. "Me tocó el timbre la portera, que conocía el vehículo y sabía que era nuestro, y me avisó lo que pasaba. Cuando bajé había un taxista que había empezado a apagar el fuego", narró.

El muchacho explicó que junto a su esposa y un vecino lograron sofocar las llamas con un matafuegos. "Cerré la llave de paso del gas porque tenía miedo que explotara, a pesar de el fuego era en la trompa del auto. Había agarrado también la parte trasera de la Tracker, un peligro, porque ahí está el tanque de nafta", describió.

Luego llegaron los bomberos, quienes terminaron de sofocar las llamas. "Abajo del otro auto encontraron un pedazo de goma espuma, que estaba embebida en un líquido combustible", indicó y agregó: "Los bomberos nos dijeron que saben poner eso encima de las cubiertas porque es lo primero que se prende fuego, agarra como si fuera un mechero y después poco a poco va incendiando todo el auto", indicó.

Presencia conocida

La presencia de los quemacoches en Rosario ya no es una sorpresa. Es más, ya en julio del año pasado se habían contabilizado 23 incendios intencionales de automóviles en la ciudad.

Ya en ese momento, el jefe de Siniestros de Bomberos Zapadores de Rosario, Carlos Russi, había destacado que hay dos modalidades de incendios de vehículos: una interior y otra exterior.

"Hay un modus operandi mediante el cual se comete el hecho violentando los cristales de los vehículos y se arroja en el interior algún tipo de líquido inflamable o combustible. Tras ello, se le da ignición mediante un elemento de llama libre, como nosotros lo llamamos: puede ser un trapo o un papel encendido, que genere llama", explicó Russi.

"La otra modalidad es la impregnación de las superficies exteriores de los vehículos (ruedas, techo, capó o guardabarros) directamente con el líquido inflamable y su posterior ignición mediante llama, que puede ser un trapo, un papel o un encendedor", había consignado el especialista.

impactante. La presencia de los quemacoches no es una sorpresa en la ciudad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario