La ciudad

Imputaron al psicólogo acusado de abuso y le prohibieron acercamientos

En la audiencia de ayer le limitaron el contacto con la víctima y su familia. También le notificaron que fue suspendido de su trabajo en el municipio.

Sábado 07 de Abril de 2018

El relato que Claudia había hecho en la denuncia —y en las ampliaciones— del ataque del que fue víctima en el consultorio del psicólogo que trabajaba en el área de Violencia de Género de la Municipalidad volvió a escucharse ayer en la audiencia imputativa, esta vez en boca de la fiscal Nora Marull, quien detalló de qué manera la mujer de 37 años fue abusada y remarcó que "la declaración es clara, certera, coincidente, sin fisuras ni contradicciones". En base a esos dichos y a pedido de la Fiscalía, la jueza María Chiabrera dispuso para el acusado una prohibición de acercamiento por seis meses para proteger a la víctima y también a su familia, la prohibición de salir del país y de tomar contacto a través de medios electrónicos, y la obligación de presentarse cada quince días en las oficinas de gestión judicial de la ciudad, aparte de pagar una fianza de 5 mil pesos. Por otro lado, a la suspensión en su cargo en la Universidad, se sumó ayer la notificación de la suspensión en la Municipalidad por el plazo máximo que fija el estatuto, 90 días, y sin goce de salario.

Tras un primer paso en el que la víctima se constituyó como querellante de la causa, la fiscal leyó la imputación de abuso sexual simple —que prevé una pena de 6 meses a cuatro años de prisión— y describió lo ocurrido el 26 de marzo en el consultorio del centro donde la mujer concurrió por la situación puntual de uno de sus hijos, en el marco de la circunstancia de violencia familiar que todos atravesaban con el padre de los chicos. Marull detalló que el ataque comenzó con un abrazo, "con la excusa de darle consuelo por el estado de llanto que atravesaba", pero prosiguió contra su voluntad "besándola e intentando introducirle la lengua en la boca", además de lamerla, tocarla y decirle "Qué hermosa que estás", hasta que logró empujarlo y salir del lugar.

El primer mensaje que Claudia envió a una amiga relatando la situación que acababa de vivir y en claro estado de "extrema vulnerabilidad", fue uno de los elementos a los que refirió la Fiscalía, recalcando la coincidencia de ese relato con el que dos días más tarde hizo la mujer en una primera denuncia y luego en las ampliaciones de su declaración.

Elementos y medidas

La Fiscalía sumó como elemento el allanamiento realizado en el consultorio, aunque no para el secuestro de documentación, sino para registrar los detalles del espacio que la mujer había referido en sus denuncias y que son un elemento más que dan "verosimilitud a su relato", indicó la fiscal; a lo que añadió las declaraciones públicas de la víctima, donde el relato vuelve a ser "coincidente, sin agregar ni quitar".

Con esos dichos que Marull calificó de "claros, certeros y coincidentes, sin fisuras ni contradicción, y sin animosidad", pidió las medidas preventivas. Entre las primeras y fundamentales está la prohibición de acercamiento a menos de 200 metros del imputado tanto a la víctima como a los integrantes de familia por seis meses, en el ámbito de su domicilio como laboral —es decir la Secretaría de Desarrollo Social donde él se desempeñaba— y remarcando que es sobre el imputado sobre quien pesa la "obligación" de no acercarse.

Marull pidió la prohibición de cualquier contacto electrónico, sea vía telefónica, mensajería o redes sociales; además del registro cada 15 días de su huella digital en la oficina de gestión judicial, la prohibición de salir del país y una fianza de 10 mil pesos.

Caución

Si bien el defensor del psicólogo, Gabriel Navas, no cuestionó las prohibiciones pedidas por la fiscal, solicitó la reducción de las mismas a no más de 45 días, negadas por la jueza, y la reducción de la caución económica, que sí se redujo de 10 a 5 mil pesos.

Lo que Navas planteó fue la "dificultad" de garantizar la prohibición de acercamiento en el ámbito laboral, ya que más allá del compromiso público de las autoridades de la Secretaría de Desarrollo Social, hasta la mañana de ayer el imputado no había sido notificado de que no volvería a la Dirección de Violencia de Género. No obstante, horas más tarde se confirmó la suspensión de su cargo en la Municipalidad y sin goce de haberes.

Con todo eso, para la jueza, existe a la fecha "apariencia de responsabilidad" y consideró para eso "la existencia de elementos", fundamentalmente basándose "en el relato de la víctima, en su situación de extrema vulnerabilidad y en los datos objetivos expuestos por la Fiscalía".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario