La ciudad

Iapos responderá en Tribunales por la compra de una silla de ruedas

El miércoles de la semana próxima será un día clave para saber qué pasará con la compra de la silla de ruedas postural que desde hace 5 años espera Emiliano López Cicero.

Miércoles 11 de Febrero de 2015

El miércoles de la semana próxima será un día clave para saber qué pasará con la compra de la silla de ruedas postural que desde hace 5 años espera Emiliano López Cicero. El joven padece atrofia muscular espinal II, tiene de 18 años y el año pasado fue protagonista de la buena noticia de haber pasado a 5º del secundario con las mejores notas, tanto que resultó el abanderado de su colegio.
  Según anticipó el abogado Cristian Hernán Giacobbe a La Capital, el juez Fabián Bellizia, a cargo del Juzgado Civil y Comercial Nº 12, fijó la audiencia para el 18 de febrero que viene, a las 10. A la cita deberán concurrir las autoridades del Iapos, la obra social que tiene Emiliano. “Hay jurisprudencia que obliga a las prestadoras (en este caso el Iapos) a hacer la compra directa y evitar la licitación”, explicó el letrado de la familia López Cicero, esperanzado en que en esa audiencia se fije una fecha lo más rápido posible para la adquisición de esta silla.
  La enfermedad de Emiliano afecta progresivamente sus movimientos y es irreversible. La silla que necesita no es cualquiera, es indispensable para tener mayor independencia en sus movimientos y sobre todo el derecho de una mejor calidad de vida. Por eso es inexplicable la mora de la obra social Iapos en atender esta necesidad impostergable. “Hay voluntad en resolver el problema”, había expresado el director provincial del Iapos, Silvio González, el año pasado, aunque también puso sus reparos en los costos de este pedido (unos 500 mil pesos).
  El abogado recordó que hay una empresa oferente de la silla postural, y que ese dato fue informado al Juzgado en diciembre pasado. También que no deja de sorprenderlo la falta de humanidad de las autoridades del Iapos para resolver este pedido. En febrero del año pasado se hizo otro de tantos reclamos administrativos a la obra social por la silla (silla de ruedas motorizada, tipo Permobil modelo C350) y al no tener respuesta se presentó el amparo, que recayó en el Juzgado Civil y Comercial Nº 12.
  “No es un capricho, mi hijo necesita esta silla porque es la que le prescribieron para que pueda tener una vida mejor”, expresó Beti, la mamá de Emiliano, en una entrevista realizada a fines del año pasado. La enfermedad de Emiliano fue diagnosticada a los seis meses de vida. Con el apoyo incondicional de su familia, y sobre todo con su gran capacidad de superación, tiene un notable desempeño escolar. Además de la mamá, en la familia de este brillante estudiante están su papá, César, que es docente, trabaja casi tres turnos en distintas escuelas y los fines de semana maneja un taxi. Su hermano mayor, Francisco, quien estudia ingeniería y trabaja. También está Guadalupe, de 9 años.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS