La ciudad

Iapos debe cubrir tratamiento de fertilidad de una mujer sin pareja

Así lo dispuso la Justicia, que hizo lugar a una medida cautelar. La obra social de los empleados públicos provinciales le negaba la cobertura porque no convivía con su pareja.

Jueves 24 de Septiembre de 2015

La Justicia rosarina ordenó a la obra social de los empleados públicos de la provincia, Iapos, brindar la cobertura para un tratamiento de fertilización a una mujer sin pareja conviviente.
  El juez en lo civil y comercial, Pedro Boasso, hizo lugar a la medida cautelar solicitada y dispuso que la obra social provincial cubra el tratamiento de fertilización asistida de alta complejidad al que debe someterse su afiliada.
  Iapos había rechazado esa cobertura al considerar que no correspondía para aquellos afiliados que no tuvieran pareja conviviente.
  En tal sentido, las abogadas patrocinantes de la afiliada, Julia Canet y Carina Mazzeo, sostuvieron que la norma resulta “discriminatoria y viola la ley nacional que incorpora las técnicas de fertilización asistida a la cobertura obligatoria que deben prestar las obras sociales”.
  Así lo entendió también el juez, que al resolver el caso destacó que la ley 26.862, en su artículo 7, establece que será beneficiaria de los programas de fertilización asistida toda persona mayor de edad.
  En declaraciones a La Ocho, Mazzeo sostuvo que “fue bastante penoso llegar a esta situación. Muchas veces nuestra clienta solicitó la cobertura del servicio y siempre recibió la negativa de la obra social. Y al única forma con la que finalmente podrá acceder a este tratamiento será a través de esta sentencia judicial”, destacó.

Discriminatorio. En ese orden, remarcó que “hay una ley nacional que es absolutamente amplia. No discrimina por condición sexual ni estado civil de la persona que necesita tratamiento. Sin embargo, Iapos tiene disposiciones que son discriminatorias, porque niega los tratamientos de fertilización a una persona que no tiene una pareja conviviente”.
  Mazzeo admitió que para su clienta “hubiese sido más cómodo mentir y decir que tenía pareja conviviente. Pero ella fue consecuente con sus ideales y dijo la verdad. No tiene pareja conviviente y por eso tuvimos que plantear este recurso de amparo”.
  La abogada consideró que “un ente autárquico como el Iapos no puede tener una reglamentación que sea contraria a la ley nacional, que no pone ningún tipo de trabas respecto de la necesidad de cobertura del tratamiento”.
  Y en esa línea de pensamiento, dijo que este fallo “es un paso muy interesante para difundir y para pensar que el Iapos tiene que rever toda su reglamentación interna y adecuarla a la ley nacional y a los tratados de Derechos Humanos, que a partir de la modificación del Código Civil son parte de la legislación. No puede haber una norma inferior que esté en contra de la legislación nacional”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS