La ciudad

Hoy entierran los restos de Nadia, la rosarina que murió en Carlos Paz

La Justicia cordobesa autorizó el traslado del cuerpo tras la autopsia. La escuela a la que asistía la joven hoy permanecerá cerrada por duelo.

Martes 21 de Noviembre de 2017

Dolor y un profundo desconsuelo fueron algunas sensaciones que en la fría tarde de ayer se vivieron en el velatorio de Nadia Ayala Boza, la adolescente de 17 años que murió en la madrugada del domingo en un boliche en Carlos Paz. Los restos de la alumna de la Escuela Nº542 Julio Cortázar serán inhumados en la jornada de hoy, mientras la institución educativa decretó el duelo para sus compañeros. "Todavía no lo podemos creer, los padres están destrozados", dijeron algunos allegados en las puertas de la sala velatoria.

Después de la pericia forense en la morgue de la capital mediterránea, la fiscal de Villa Carlos Paz Jorgelina Gómez, autorizó la entrega del cuerpo de Nadia a sus padres, quienes habían viajado el domingo por la tarde a tomar contacto con la investigación.

Si bien la fiscal adelantó que "de acuerdo a los primeros elementos, la chica no presentaba ninguna cardiopatía", también aclaró que no se descarta "ninguna hipótesis", entre ellas la de una muerte súbita.

Una vez que se tomaron muestras anatomopatológicas y otro examen toxicológico, la Justicia decidió entregar el cuerpo de la adolescente de 17 años.

Es por ello, que ayer hacia las 18.30 comenzó el velatorio en zona oeste de la ciudad, donde acudieron familiares, allegados y compañeros de la escuela.

Los Ayala Boza son parte de la colectividad peruana asentada en Rosario desde hace varios años y con profunda raigambre en la zona oeste. La familia estaba compuesta por 4 hijos, Nadia era la segunda. Sus compañeros iban llegando anoche de a pares, para dar su pésame a los padres.

El sábado pasado, la adolescente había llegado a Carlos Paz junto a unos 12 compañeros y compañeras de curso, acompañados de varias madres. Y en pocas semanas más ya estaban organizando la fiesta de egresados.

En medio de escenas muy dolorosas, un grupo de conocidos de la familia que acompañaron a los padres contaron que Nadia no tenía ninguna cardiopatía, pero que según los relatos de sus amigos, estaba parada muy cerca de la pista de baile "y de repente se desplomó al piso".

Entre los diálogos breves en la puerta de la sala velatoria, se aproximó una de las docentes de la Julio Cortázar. "Sabemos que tuvo una muerte súbita y que estamos muy conmocionados con la situación. Ahora, hay que pensar en cómo afrontar esto para el resto de los chicos y apoyar a los padres", indicó.

En la puerta de Sucre 1457, donde funciona la Escuela Nº 542 había varios letreros advirtiendo de la trágica situación a la comunidad educativa. Una institución que según indicaron desde el Ministerio de Educación tendrá una intervención del gabinete socioeducativo para contener a los chicos más afectados por este drama. Ayer por la tarde, en uno de los carteles se advertía que hoy la escuela Julio Cortázar estará cerrada por duelo, para despedir los restos de Nadia Ayala Boza, la alumna de quinto año "A".

Además se invitaba a acompañar a los deudos, al tiempo que se informó que el entierro se producirá en el día de hoy en el cementerio La Piedad, de Provincias Unidas y 27 de Febrero.

Hasta anoche se manejaron dos horarios: el de las 10.30 que informó la escuela o hacia las 14 como rezaba el letrero de la casa velatoria.

Desde el boliche Khalama, ayer se renovó el mensaje por redes sociales con un crespón negro de luto por la muerte de la joven de 17 años y no hubo más comunicación que las condolencias a los amigos y la familia.

Nadia había asistido para pasar sus primeras noches en Carlos Paz la adolescente comenzó a sentirse mal a pocos metros de la pista de baile. Ante el pedido de auxilio, los empleados de la disco trasladaron rápidamente a la rosarina hasta un sector de enfermería, mientras otras personas del local llamaron al servicio de urgencias, que arribó en pocos minutos.

Como ya había informado en su edición de ayer, la fiscal Gómez "sin margen para tareas de reanimación", pese a que se hicieron todos los esfuerzos profesionales por revivir a Nadia. Con gran cantidad de público dentro de la confitería bailable y una vez confirmado el deceso, Khalama procedió a encender el resto de la iluminación y se cortó la música para lentamente evacuar el lugar.

desconsuelo. Familiares y amigos se acercaron al velatorio de Nadia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario