La ciudad

Hizo bastones de mando para el gobernador y el intendente

El orfebre rosarino Dante Conti recorrió la provincia para que chicos y grandes dieran un golpe de cincel a ambas piezas.

Domingo 08 de Diciembre de 2019

Hace cuatro años, en octubre de 2015, el orfebre Dante Conti comenzó a diseñar y confeccionar dos bastones de mando: uno para el próximo intendente y otro para el nuevo gobernador. Recorrió escuelas e instituciones de distintas partes de la provincia para que chicos y grandes pudieran dar un golpe de cincel a las piezas y que todos se sintieran parte de este obsequio, como un símbolo de la democracia.

No es la primera vez que Dante hace este tipo de presentes a las máximas autoridades de la provincia y el municipio. Pero para hablar de los orígenes del proyecto hay que remontarse hasta el 30 de octubre de 2013, cuando se cumplieron 30 años desde las elecciones de 1983 que permitieron el retorno de la democracia, después de la larga noche de la última dictadura. Ese día el orfebre rosarino comenzó a trabajar en unas piezas para la intendenta Mónica Fein y para el gobernador Miguel Lifschitz. “Tuve cinco hijos y afortunadamente ninguno de ellos vivió un solo minuto en un gobierno dictatorial. Por eso la idea de hacer estos bastones era, fundamentalmente, con la intención de homenajear a la democracia”, cuenta el artista, que suele trabajar con plata y alpaca.

En medio de esa tarea de confección de los bastones, un día llevó el proyecto a un pueblo y los habitantes comenzaron a involucrarse y a aceptar la invitación de darle un golpe de cincel al mango de plata. Después fue a otra localidad y luego a otra, porque entendió que esa era la modalidad indicada. Llevar el trabajo a diferentes lugares de la provincia y barrios de la ciudad para que los vecinos interactuaran con su idea. “Siempre sostuve sobre la grieta que hay más cosas que nos unen que las que nos separan. Por eso creo que aquel que viene y accede a dar un golpe de cincel es porque está de acuerdo con ese espíritu”, resume.

Cuando llegó el 30 de octubre de 2015, y con los obsequios ya entregados a Lifschitz y Fein, comenzó con los nuevos bastones, que en las próximas horas llegarán a manos del gobernador electo Omar Perotti y del nuevo intendente Pablo Javkin. Para esta nueva etapa que comenzó hace cuatro años, decidió recorrer sobre todo las escuelas de Rosario y la provincia, “fundamentalmente para que los chicos sepan que hubo una época en el país que había gobernadores e intendentes que no eran legítimos, porque habían accedido por un Golpe de Estado”.

dante3.jpg

Teléfono   

En su celular guarda las fotos de cada escuela, institución y pueblo que visitó en estos años para sumar golpecitos de cincel. Se ven chicos y ancianos, todos dando su toque. En una de las imágenes incluso aparece Javkin, quien se sumó a la invitación antes de ser electo para conducir el Palacio de los Leones.

Desde la vuelta a la democracia de 1983 (con la sola excepción de Duhalde), Dante realizó trabajos por encargo para todos los presidentes. Para Alfonsín recuerda que hizo un llavero que le entregó personalmente, ya que entonces participaba en la juventud radical. Para Menem confeccionó a pedido la hebilla de un cinto, para Néstor Kirchner una escribanía (una base de mármol con detalles de metal) y para Cristina Fernández una rosa.

El bastón que Dante hizo para el gobernador tiene 85 centímetros y consta de una empuñadura, un astil (madera) y un regatón que remata en la punta. La madera no es cualquiera: es el palo de una azada, un instrumento de labranza de tierra santafesina que le acercó un colono de la localidad de Esperanza. La empuñadura está hecha de plata 800 de forma cónica, redonda abajo y arriba octogonal. A lo largo de esa empuñadura hay dibujos de rizos que simbolizan el agua y las olas del mar, por los inmigrantes que llegaron a Santa Fe. Además está cincelada una flor del cardo, símbolo de tierra buena. Y espigas de trigo, por la característica agraria de la provincia. En la parte superior de la empuñadura se abren unas chimeneas, proyecto de provincia industrial. También están representados los pueblos originarios mediante unas palmetas que abrazan en la punta. Y por supuesto, el escudo provincial.

El que recibirá Javkin es similar. Su madera es de fresno, un árbol urbano, con simbología parecida (el agua, el trigo y el escudo, en este caso municipal). Y el cincelado de una flor por cada intendente desde el 83 a esta parte: seis intendentes, seis flores. A diferencia de la provincia, Dante Conti explica que Rosario no tiene tradición de que su autoridad reciba un bastón de mando, por lo que el que le entregó a Fein fue el primero.

Embed

Tradición criolla

Dante Conti egresó de la Escuela de Educación Técnica Profesional Nº 472 Crisol (ex Enet Nº 11) con el título de técnico nacional joyero, especializado en grabado y cincelado. Al poco tiempo comenzó a trabajar, pero desobedeciendo a aquella máxima de su oficio que dice que el primer trabajo no se vende, lamenta no haber podido conservar su primera obra, una hebilla de plata de dos monedas con diseño tradicional. Tenía 18 o 19 años y necesitaba el dinero.

Su papá era ebanista, escultor y músico. Su abuelo Rafael Durán sí era platero, pero no alcanzó a conocerlo. Por eso, más que en el árbol familiar, reconoce que en su formación tuvo “la suerte de tener a los mejores maestros que tuvo la ciudad en la platería criolla, una de las artes más tradicionales de la Argentina”. Y destaca sobre todo a José Salvatierra y a Don Atilio Viola, a quien describe como “el más grande de los cinceladores que conocí en mi vida”.

dante2.jpg

“Como maestro —agrega— he dado clases en un montón de lados y algo que aprendí es que una cosa es enseñar cuando el alumno ya está hecho, y otra y más difícil es cuando te enseñan a caminar en esto. Es fundamental el que pone por primera vez la herramienta en tus manos y te enseña el comienzo”.

A días de la asunción del próximo gobernador y del intendente, Conti ya tiene listos los bastones. Descansan en cuidadas cajas de madera en la mesa de su taller. Sobre una de ellas, un sobre con la invitación que le llegó para asistir al acto de asunción del gobernador. “No pretendo que este sea el bastón oficial —aclara—, porque de hecho en la provincia hay un bastón oficial, réplica del que usó el brigadier Estanislao López. Al igual que el que hice para el intendente, esto es un obsequio para el gobernador como un símbolo de la democracia. Cuando se lo lleve le voy a decir: acá hay golpes de gente pobre y gente rica, con muchísimos sueños de superación y ganas de vivir mejor. Lo pongo en sus manos”.

dante4.jpg

>> El oficio y la docencia

El taller de Dante está en un cuartito ubicado apenas se ingresa por el patio de su casa, en la esquina de una cortada de la zona sur de la ciudad. Decenas de martillos de distintos tamaños pueblan su escritorio, donde ahora trabaja en el diseño de un mate y el mango de un facón, ambos con detalles de plata. “Acá hago de todo, desde platería religiosa y criolla a civil, lo que me encarguen”, cuenta.

Además de las herramientas que se multiplican como hormigas en cada rincón, las paredes están tapizadas por recuerdos y reconocimientos a su extensa carrera como orfebre de la ciudad. En la puerta, un cartel dice “La milonga” y debajo otro reza “Argentina”: “Cuando me preguntan qué significa eso les digo que en este país hay que saber bailar para sobrevivir”.

En ese taller también enseña el oficio a 18 alumnos. Lo hace en pequeños grupos. Varios de sus aprendices rondan los 25 años, aunque el más longevo es un jubilado que ya superó ampliamente los 80

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario