La ciudad

"Hacer ciclovías puede ser piantavotos, pero hay que tomar la decisión política"

Los especialistas que debaten en Rosario sobre transporte sustentable y calidad del aire (en el complejo City Center), aseguraron ayer que es imprescindible tener “decisión política” para impulsar las ciclovías.

Viernes 13 de Mayo de 2011

Los especialistas que debaten en Rosario sobre transporte sustentable y calidad del aire (en el complejo City Center), aseguraron ayer que es imprescindible tener “decisión política” para impulsar las ciclovías. “Quizás puede chocar mucho, pero si hay aquí alguien del área técnica o política y no está dispuesto a desalentar el uso del transporte particular motorizado y contaminante, no debería plantearse la opción de las bicicletas porque seguramente va a fracasar”, definió sin anestesia el especialista español Juan Merallo. La afirmación contrasta con la situación planteada en calle Salta donde aún no quedó habilitada una bicisenda por la resistencia de los comerciantes que no podrían estacionar sobre la mano izquierda de esa arteria.
  En la exposición del Programa Bicicletas de Buenos Aires, Guillermo Kramzer tampoco le fue en zaga al experto europeo. “Tenemos un soporte legal, hay una decisión institucional y este es un punto extremadamente importante”, enfatizó. Y dijo que hasta “puede ser piantavotos en el corto plazo” impulsar este sistema que incluye: desarrollar una red de ciclovías protegidas y un servicio público de bicicletas, aparte de fomentar su uso seguro.
  “El soporte de la ley es uno de los aspectos más importantes porque este proyecto ha tenido serias resistencias y críticas feroces, pero lo que estamos cumpliendo es un mandato de los representantes del pueblo”, insistió Kramzer y focalizó la médula de la iniciativa. “La ciudad tomó una decisión de política de Estado que supera a la actual gestión y que por otro lado es una ley generada en la oposición”, argumentó.
Y anticipó que antes de finalizar el 2011, Buenos Aires tendrá 100 kilómetros de ciclovías.

Resistencia. En su exposición sobre Sistema Público de México, Bernardo Baranda, dio un nuevo giro al mismo tema: “En América latina da mucho miedo quitarle espacio al auto a diferencia de las ciudades europeas donde las bicicletas ya no se piensan como alternativas, sino como un sistema de movilidad. Es algo que no tiene retorno, hay que hacerlo bien y en forma integral”.
  Políticas cicloinclusivas, apoyo popular y recursos económicos. Así se compone una ecuación sostenible para que la bicicleta tenga un lugar seguro en el tránsito sobre todo en las zonas de mayor congestión de vehículos, coincidió Carlos Pardo, de Bogotá, Colombia.
  Respecto de lo que sucede en Rosario, para muestra basta botón: una polémica de la bicisenda instalada sobre Salta desde San Nicolás a Oroño se desató cuando, tras ser demarcada por la Municipalidad, vecinos y comerciantes pusieron el grito en el cielo porque no permitía el estacionamiento y afectaba las ventas de los comercios de la zona. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario