La ciudad

Habitantes de una casa tomada generaron un nuevo escándalo

Varios jóvenes saltaron un tapial para bañarse en la piscina del edificio lindero. Los vecinos los acusaron de robar bicicletas. Hubo detenidos.

Sábado 12 de Octubre de 2019

"Necesito un móvil porque tengo gente invadiendo la piscina de mi edificio", dice al teléfono una vecinas de San Martín 1661, mientras seis hombres que se acaban de zambullir en la pileta de la planta baja comienzan a trepar y saltar de a uno la reja que los separa de la casa lindera, un inmueble usurpado donde viven y que ya fue denunciado en reiteradas oportunidades desde mediados del año pasado. Sin embargo, el uso de la pileta fue sólo el inicio: los hombres no sólo utilizaron la piscina privada, sino que además ingresaron al quincho, pese a que la alarma se disparó, entraron al sector de las cocheras y sustrajeron por lo menos cinco bicicletas. Al llamado de emergencia al 911, le siguió ayer mismo una nueva denuncia en el Ministerio Público de la Acusación (MPA), lo que desencadenó un operativo policial a primeras horas de la tarde que tuvo como resultado la detención de seis personas.

Las denuncias se vienen repitiendo desde hace por lo menos un año (ver aparte), aunque, ante la inacción, la situación tomó ayer otro tenor. La escena comenzó cuando una de las vecinas del edificio se comunicó al 911 pidiendo la presencia urgente de efectivos policiales ante la invasión hacia sector de la pileta. "Necesito que manden el móvil ya porque si no, se van a ir", pidió.

Tan conocida es la situación que cuando la mujer le dio la dirección al operador del 911, reconocieron el caso y ella respondió que "son los mismos", quienes ya fueron denunciados por arrojar objetos, orinar el espacio y tener del otro lado un basural que incluso les impide a los habitantes del edificio utilizar la zona de la piscina y el quincho. "Los tengo filmados", agregó la denunciante antes de cortar.

Desde la ventana de su departamento, que da al patio trasero del edificio donde están la pileta y el quincho, y sin evitar un grito de sorpresa antes de llamar a la policía, la mujer vio cómo por lo menos seis hombres ingresaban al natatorio, donde con total libertad se zambullían y nadaban. También observó que salían de la casona tomada.

Chapuzón y robo

Es más, intentaron ingresar al quincho del edificio, lo que, al forzar las puertas ventanas de vidrio, encendió la alarma conectada al lugar. Eso hizo que policía fuera dos veces en el día, pero la saga continuó.

"Ahora directamente saltan, invaden y se quisieron meter adentro del quincho; empezó a sonar a la alarma", relató otro de los vecinos, que sumó precisiones al describir lo que ya venía sucediendo en los últimos días.

Minutos más tarde, los habitantes del edificio detectaron que aparte de utilizar la pileta y hasta orinar allí, habían logrado ingresar al quincho y también a las cocheras donde sustrajeron por lo menos tres bicicletas de una familia y otras dos de otro vecino.

El robo hizo que, además de los llamados al 911, las víctimas volvieran a la sede del MPA a dejar asentada una nueva denuncia.

El allanamiento

El hecho detonó en un operativo ordenado por el fiscal de unidad de Salidas de Alternativas, Javier Mazzoni, y personal de la GUM, que se llevó adelante durante las primeras horas de la tarde.

Efectivos de la policía ingresaron a la pensión lindera al edificio, donde habitan los ocupantes sindicados como los autores de la invasión de la propiedad privada y el robo, detuvieron a seis personas y secuestraron varios elementos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario