La ciudad

Guardavidas reclaman más seguridad en las playas de la Rambla Catalunya

El pedido obedece a los hechos de violencia, agresiones y algunos arrebatos que se reiteran en la concurrida zona de balnearios públicos de la zona norte.

Sábado 19 de Diciembre de 2015

Los guardavidas que desarrollan sus actividades laborales en la Rambla Catalunya denunciaron hechos de violencia, agresiones y algunos arrebatos entre los asistentes a esa concurrida zona balnearia de la ciudad. Ante la reiteración de este tipo de sucesos, los bañeros reclaman mayor presencia policial para poder custodiar a una concurrencia que, según ellos, "se vuelve incontrolable" en las jornadas más calurosas y convocantes. Ante este escenario, los funcionarios municipales (ver aparte) destacaron la cantidad de operativos que se están realizando en ese sector, y de igual manera se mostraron predispuestos a atender estas necesidades. En ese sentido, ya está programada una reunión para el próximo lunes en donde se tratará este tema en la Secretaría de Gobierno de la Municipalidad.

"El problema más usual es el consumo de drogas y alcohol. Además, la gente no respeta las indicaciones de los guardavidas. Evidentemente, el personal de la GUM (Guardia Urbana Municipal) y de la policía es insuficiente para contener estas acciones", comentó el guardavida Gustavo Rapp, quien trabaja en la Rambla Catalunya.

Para graficar de manera directa esta problemática, Rapp recordó que "el domingo pasado hubo entre 8 y 10 mil personas en la zona del balneario público, mientras que hubo solamente 10 efectivos de la GUM y 6 policías para recorrer todo el lugar".

Los bañeros protestan y apuntan que no se verifica en la zona de playa un trabajo coordinado entre los agentes de la GUM y el personal policial. "La verdad es que el destacamento de policía no colabora para ordenar la cantidad de gente que viene. La GUM lo que hace es contratar policías adicionales para poder trabajar acá. Es muy complicado el tema y repetitivo, porque la GUM, sin policías, lo que puede hacer es lo mismo que nosotros, muy poco", exclamó Rapp.

Teniendo en cuenta este panorama de cierta tensión en este espacio público de la ciudad, los guardavidas dieron a entender que están manejando la posibilidad de establecer medidas de fuerza. "Siempre para esta fecha de Navidad y Año Nuevo se hace un parche, pero después nos abandonan. Por eso estamos planificando con el sindicato un cronograma de medidas de fuerza que se irá viendo si se concreta o no, de acuerdo a las respuestas que brinde la Municipalidad", advirtió Rapp.

En su edición del 8 de este mes, La Capital dio cuenta de este escenario de tensiones que se genera en estas arenas rosarinas con una nota que rezaba: "Calor, río y alcohol: un mix que complica la convivencia en la Rambla Catalunya".

Allí se reflejaron periodísticamente los problemas que se producen por la ingesta de alcohol (principalmente cerveza, vino en cajas y bebidas blancas) entre la bajada Puccio y La Florida, a pesar del algunos controles de binomios de policías y agentes de la GUM, que muchas veces no alcanzan para garantizar la convivencia entre los bañistas y evitar incidentes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS