La ciudad

Giuliano denunció que la seguridad en la plaza Montenegro duró un día

Tras un encuentro con vecinos, el edil quiere que se conforme un observatorio de control de las medidas que se tomen en las inmediaciones de San Luis y Peatonal San Martín.

Jueves 16 de Octubre de 2014

"Si no se puede custodiar una de las plazas del corazón de la ciudad, como la Montenegro, entonces es difícil creer que la grave situación de inseguridad en la ciudad pueda revertirse". Así se expresó el concejal Diego Giuliano, presidente de la comisión respectiva en el Palacio Vasallo, quien recibió ayer a comerciantes del centro.

Entre ellos, estuvo el dueño del bar Avelino (que funciona en esa plaza), el hombre que fue amenazado y sufrió situaciones de violencia por parte de gente que se desplaza y pernocta en la zona.

"Después de que se hiciera pública la situación del comercio y el estado de indefensión que llevó a su dueño a cerrar el local debido a los ataques a clientes y las peleas constantes, la policía se hizo presente. El bar volvió a abrir, pero la custodia duró sólo un día", dijo Giuliano.

En efecto, "durante el fin de semana largo, fue blanco de nuevas amenazas y situaciones de violencia", manifestó el edil.

"Vemos con frecuencia, y en todos los barrios, que, ante un hecho resonante, se adoptan medidas, pero finalmente duran muy poco y todo vuelve a cero"

Ante esta situación, la comisión reclamará la realización de un Observatorio de Seguridad con los comerciantes afectados, los concejales, representantes de la Municipalidad, de la policía y de la Justicia para dar una respuesta conjunta y concreta al reclamo de vecinos y comerciantes.

"Se piensa en reconvertir el casco histórico con una inversión de 60 millones de pesos. Si bien es muy positivo que se quiera embellecer a la ciudad, sería interesante que se preste atención a un estado de emergencia que no puede ser emparchado con operativos de saturación esporádicos. De otra forma, tendremos lugares bonitos, pero intransitables", afirmó Giuliano.

A su vez, los comerciantes del casco histórico manifestaron su preocupación por el crecimiento de la marginalidad, el consumo de drogas en las calles, los continuos ataques piraña a comercios y la presencia de mecheras y carteristas. Asimismo, cuestionaron la actividad de la GUM, alegando que "sólo está para mirar".

Despacho. En otro orden, la comisión dio despacho a proyectos del propio Giuliano y de Norma López para la confección de puestos de control en operativos cerrojos en accesos y cabeceras de autopistas y rutas, aparte de un relevamiento de la cabecera de la autopista Rosario-Córdoba.

Del concejal Rodrigo López Molina se aprobó el pedido de presencia policial para barrio Tango y en avenida Carrasco entre Guayaquil y Vucetich.

Y del edil Jorge Boasso, patrullaje en zona de San Lorenzo al 1700, España al 1100, Urquiza al 1800 y Colombres al 1500.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario