La ciudad

Fuerte repudio a los dichos de Cornejo por el rol de las mujeres

Polémica opinión del líder de la UTA, Manuel Cornejo, tras una denuncia por discriminación que presentaron colectiveras

Jueves 16 de Mayo de 2019

Un día después de que se conoció que una jueza laboral de Rosario aceptó un amparo interpuesto por mujeres contra la empresa estatal de colectivos Movi, que tras tenerlas a prueba no las sumó a su staff de choferes, el líder del gremio que nuclea a los colectiveros, Manuel Cornejo, avaló la decisión empresarial con una polémica frase. "El cuerpo de la mujer no está preparado para manejar un colectivo", disparó.

El desafortunado análisis del histórico líder gremial, que lleva más de 25 años al frente de la delegación local de la Unión Tranviaria Automotor (UTA), llegó luego de que La Capital publicara la decisión de la titular del Juzgado Laboral de la 10ª nominación, María Andrea Deco, quien hace unos diez días aceptó el amparo colectivo considerando el "incuestionable" contenido social del derecho al trabajo de las mujeres y la existencia de una normativa municipal que promueve la incorporación paritaria de hombres y mujeres en el servicio de transporte público.

En declaraciones a La Ocho, Cornejo destacó ayer que "la UTA no tiene ningún problema que trabajen mujeres", pero a renglón seguido aclaró que a título personal consideraba que "es un trabajo muy, pero muy duro para una mujer".

"El físico de la mujer es más débil que el del hombre, es un trabajo duro el del colectivo", aseguró el veterano dirigente gremial.

Traqueteo

Su análisis fue más allá. "Es un trabajo de un gran traqueteo arriba del colectivo, todos los golpes que recibe el coche impactan en el que va a arriba, la vibración, los pozos", argumentó y destacó que es por esa razón que los choferes se jubilan a los 55 años.

"Creo que el organismo de la mujer no está preparado para ciertas cosas, como por ejemplo para manejar un colectivo o un camión, eso no quiere decir que no lo hagan, pero no masivamente", afirmó.

El gremialista se explayó en su análisis. "El físico de la mujer es más débil que el del hombre, es un trabajo duro el del colectivo, me pueden decir que hay muchas mujeres manejando taxis y autos, pero no es lo mismo que un colectivo, que tiene chasis y carrocería de camión", opinó.

Para dar cuenta de la diferencia que, a su particular entender, hay entre los dos sexos, Cornejo citó la experiencia de la empresa de transporte de pasajeros Victoria, que había contratado mujeres para su staff de choferes. "Tenía todas mujeres trabajando, creo que no quedó ni una", indicó.

La denuncia

Desde el 4 de enero a fin de marzo del año pasado, ocho mujeres estuvieron conduciendo los colectivos de las líneas 126,127,112 y 141. Al final del trimestre, ninguna fue incorporada formalmente a la empresa.

A raíz de esto, a fines de abril cuatro de estas mujeres presentaron un amparo judicial por discriminación de género contra la firma Movi Rosario.

La medida busca que se las mantenga en sus puestos de trabajo, pero también que se cumpla con una ordenanza municipal que promueve el ingreso de mujeres a las empresas del transporte urbano de pasajeros.

La resolución tomada por la jueza Deco indicó que "el reclamo no se articula por la mera situación de cuatro intereses particulares, sino que se centra en la "clase", al decir de las actoras, lo que será sujeto de debate y prueba; mujeres aspirantes a ser contratadas como conductoras de colectivos, cuyo ingreso a la planta permanente de las empresas habría sido obstado por la discriminación hacia la mujer".

De acuerdo a la presentación judicial, luego de haber trabajado y cumplido con todos los requisitos de forma profesional e idónea durante tres meses, la empresa de colectivos no sumó a estas mujeres a su staff permanente, "ni incorporó a ninguna mujer, tomando sólo trabajadores varones, incluso en las vacantes que se generan en la actualidad, en una conducta claramente discriminatoria por causa de género", puntualizó.

El amparo judicial advirtió además que existe una ordenanza municipal de 2006 que establece la cobertura "en forma igualitaria" de las vacantes que se producen en el transporte urbano de pasajeros y reclama "que se obligue a la demandada a incorporar mujeres en la planta permanente de choferes de colectivos".

Resta ver si la empresa que depende del municipio sumará finalmente mujeres.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario