La ciudad

Fuerte nivel de denuncias por violencia de género

Una de cada cuatro presentaciones ante los CTD corresponden a agresiones contra mujeres. La magnitud es preocupante.

Domingo 23 de Diciembre de 2018

Una de cada cuatro presentaciones que se reciben en los Centros Territoriales de Denuncias (CTD) corresponden a situaciones de violencia de género. Así lo indican las estadísticas de las siete oficinas públicas que tienen a su cargo la orientación y recepción de denuncias de hechos delictivos. Después de los conflictos interpersonales o las amenazas, la agresión a mujeres o a sus hijos se encuentran en el segundo lugar entre los casos que llegan a los flamantes espacios de atención al público, que reemplazan a las comisarías.

Los números, preliminares, son parte del informe de gestión de las oficinas creadas hace tres años para la denuncia de delitos penales —como homicidios, abuso de armas, lesiones o robos—, siniestros de tránsito con lesionados y contravenciones al código de faltas.

Y, nuevamente, exponen la magnitud que alcanzan las situaciones que afectan los derechos de las mujeres, producto de una sociedad estructurada sobre la base de la desigualdad.

Según estiman en el Ministerio de Seguridad de la provincia, actualmente los CTD concentran el 35 por ciento de las denuncias por delitos penales que se realizan en todo el territorio santafesino, el otro 65 aún se asienta en las comisarías.

Hasta noviembre pasado, en los siete CTD que funcionan en Rosario se habían recibido unas 30 mil denuncias penales. Más del doble de las que acumularon en 2015, cuando se abrieron las primeras oficinas en las ciudades de Rosario y Santa Fe.

De acuerdo a los motivos de las presentaciones, la mitad de las situaciones que se denuncian a diario se ajustan a dos rubros: los conflictos interpersonales y las amenazas, que constituyen el 30 por ciento, y los relatos que quedan asentados como de violencia familiar, donde se resumen las agresiones, hostigamiento o abusos que se producen en el ámbito doméstico.

Dentro de estos casos, "las denunciantes son casi en su totalidad mujeres que advierten sobre distintas formas de violencia de género, desde psicológica hasta física, o situaciones de maltrato hacia sus hijos", explica el director provincial de los CTD, Leonardo Barucca.

La otra mitad de las denuncias se reparte entre robos, delitos al patrimonio (estafas) o lesiones en accidentes de tránsito.

Estos números no pueden traducirse directamente en una radiografía de los delitos que se cometen en la ciudad, ya que contemplan aquellos que se denuncian por fuera del circuito de comisarías y excluyen las situaciones donde la policía interviene de urgencia o aquellas que no se denuncian. De todos modos, son datos que permiten algunas lecturas.

La primera puerta

El CTD de Mendoza al 3500 es un enorme local vidriado con el logo del gobierno provincial estampado en el frente. Adentro, una abogada recibe a quienes llegan al lugar y, de acuerdo a las situaciones, deriva a los box donde serán atendidos por otros profesionales. Todo el personal de la oficina —destaca Barucca— recibió capacitación en violencia de género.

"Cuando una mujer se acerca a denunciar, es la primera puerta que abre, el primer contacto que tiene con el Estado. No podemos fallar. Y además, tenemos que fomentar a las víctimas que se animen a denunciar, porque ese es un paso importante para tener una vida tranquila", explica el funcionario.

Y afirma que el objetivo es facilitar un mejor acceso a la Justicia, asesorando sobre el proceso y contactando a las víctimas con otras áreas estatales que pueden asistirlas, como la Dirección de Políticas de Género de la provincia, el Instituto Municipal de la Mujer o el Teléfono Verde.

Relatos diarios

Josefina Aeschlimann y María Agustina Ibarra son dos de las ocho profesionales que trabajan en el CTD de barrio Echesortu. Alternativamente, les toca estar al frente del mostrador de mesa de entrada o los boxes donde se realizan las denuncias. Y, como son mujeres, la mayoría de las veces les derivan los casos de violencia de género.

"Las mismas mujeres piden ser atendidas por otras mujeres", destaca Aeschlimann. Y ambas afirman que las denuncias por situaciones de maltrato psíquico o físico "son diarias", que no pasan un día de trabajo sin escuchar a mujeres, sin acercar una caja de pañuelos de papel o un vaso de agua.

Afortunadamente, destacan las abogadas, la movilización de los colectivos feministas instaló en la agenda pública el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia. "Es un gran avance para que las mujeres se acerquen a denunciar. Estas situaciones estaban naturalizadas y tampoco existían estos espacios de escucha", afirman.

Hasta los boxes del CTD llegan mujeres de todas las edades y todas las clases sociales, generalmente acompañadas de otra mujer, a veces también con sus hijos. En la mayoría de los casos, afirman las profesionales, la denuncia llega después de varios meses de acoso o malos tratos.

"Muchas veces vienen después de que una amiga advierte las marcas del golpe, o cuando la agresión se traslada a sus hijos. Generalmente no es el primer episodio, la mayoría de las veces mencionan numerosos hechos anteriores", describen.

No siempre son las víctimas quienes se acercan a denunciar, a veces son familiares, madres o abuelos complicados porque advierten las huellas que el maltrato deja en sus nietos. "Muchas chicas se acercan con mucho miedo, porque después tienen que volver a su casa donde está el agresor, entonces ponemos en marcha los protocolos que existen para estos casos y, según la gravedad, podemos contactarlas con personal del teléfono verde que puede facilitar alojamiento transitorio".

El director de los CTD destaca que denunciar a los agresores es "un paso importante". No todas logran darlo, de acuerdo al último informe del Registro Unico de Situaciones de Violencia hacia las Mujeres de la provincia, de las 3.203 mujeres que se acercaron a alguna dependencia estatal en el tercer cuatrimestre del año pasado a pedir asistencia, el 30 % no había realizado una denuncia previa.

Y de las 16 mujeres asesinadas en la provincia en los primeros diez meses de este año, sólo una había recurrido a la Justicia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});