La ciudad

Fuerte embestida contra la venta de lentes con aumento truchos

Dolores de cabeza, irritación ocular y graves trastornos en la visión son algunos de los daños que los expertos advierten a la hora de desaconsejar la utilización de lentes sin receta, que se venden de manera ilegal en las calles, farmacias y boutiques. Sin embargo, esto es moneda corriente y forma parte de la oferta de los vendedores ilegales. En lo que va del año, los controles llevados adelante por el Estado, con el apoyo del Colegio de Opticos, decomisaron más de 2 mil lentes, el doble que en 2008.

Viernes 25 de Septiembre de 2009

Dolores de cabeza, irritación ocular y graves trastornos en la visión son algunos de los daños que los expertos advierten a la hora de desaconsejar la utilización de lentes sin receta, que se venden de manera ilegal en las calles, farmacias y boutiques. Sin embargo, esto es moneda corriente y forma parte de la oferta de los vendedores ilegales. En lo que va del año, los controles llevados adelante por el Estado, con el apoyo del Colegio de Opticos, decomisaron más de 2 mil lentes, el doble que en 2008. "La gente no tienen conciencia de lo que produce ponerse un anteojo con aumento sin la receta de un profesional", advirtió Néstor Ominetti, secretario de la institución.

En el marco de la campaña de salud visual impulsada por el Colegio de Opticos de Santa Fe, segunda circunscripción, se lanzó un fuerte operativo para terminar con la venta trucha de anteojos que dañan la visión. "La gente compra los lentes en la calle porque son más baratos, pero no se da cuenta de los daños que le pueden producir", subrayó Ominetti. Este año los resultados fueron alarmantes: se decomisó el doble que el año pasado.

La mayoría de los objetos se encontraron en la calle, pero también mucho de ellos se exhibían en farmacias, boutiques y locales de venta de ropa deportiva ubicados en las distintas zonas de la ciudad.

La ley. En Santa Fe existe la ley 10.726, pionera en el país, que prohíbe la importación de anteojos pregraduados (descartables) nocivos para la salud visual, y a su vez impide la venta de estos lentes y los de sol en comercios no habilitados. La existencia de esta norma hizo posible que se realizaran allanamientos y hasta se clausuraran locales luego de detectar la venta de anteojos con aumentos sin la correspondiente receta médica.

"Los anteojos sólo se pueden comprar en las ópticas", destacó Ominetti, con lo cual, todo lo que se ofrezca fuera de este ámbito se puede considerar "trucho".

Los llamados pregraduados o descartables son aquellos que se ofrecen con algún tipo de aumento. "No están hechos por un profesional para una determinada persona y respondiendo a un tratamiento", advirtió el directivo y destacó que "se está omitiendo un paso fundamental, que es el de concurrir a un médico oftalmólogo", continuó. Ominetti dijo que comprar anteojos truchos "es como automedicarse".

La utilización de los anteojos pregraduados provoca dolores de cabeza, irritación ocular y hacen que un ojo deba esforzarse más de la cuenta porque, según explicó el especialista, "el 80 por ciento de los usuarios tiene distintos aumentos en los ojos, y estos lentes tienen la misma dioptría para los dos".

Ominetti destacó que estos lentes se venden especialmente en los aeropuertos para los que se los olvidan. "En esos casos se podrían usar, pero en forma descartable, por pocos días, pero no como una solución permanente", remarcó.

En cuanto a los anteojos de sol, manifestó que los que se venden en forma ilegal son "plásticos oscuros que no tienen ningún tipo de filtro para los rayos ultravioletas". El especialista reconoció que "son imitaciones muy buenas, que sumados al bajo costo, se vuelven tentadoras", de allí la necesidad de una campaña de concientización para cuidar la salud visual.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario