La ciudad

Fuerte crítica al rol de la Fiscalía en la causa por la explosión en Salta 2141

Los defensores de los administradores del consorcio y de empleados de Litoral Gas tildaron ayer de "irresponsable" a la fiscal Graciela Argüelles.

Miércoles 19 de Febrero de 2020

Los defensores de los administradores del consorcio del edificio de calle Salta 2141, que estalló el 6 de agosto de 2013, y de empleados de Litoral Gas, criticaron ayer duramente el accionar de la fiscal Graciela Argüelles en el caso. Fue en el marco de las audiencias de apelación al fallo que en primera instancia condenó el año pasado al gasista Carlos García, quien manipulaba el regulador el día de la explosión, y absolvió a otros 10 imputados.

   Mientras el defensor de los administradores, Víctor Corvalán, insistió con pedirle a la Cámara Penal que el Ministerio Público de la Acusación (MPA) pague las costas de sus defendidos “por la irresponsabilidad que la Fiscalía ha tenido en este caso”; quien defiende a los empleados de Litoral Gas, Walter Stramazzo, remarcó que “hay que tener osadía para presentarse ante el tribunal a asegurar cosas que las pruebas desmienten”.

   La vehemencia de ambos defensores contra quien lidera a los fiscales en este causa llegó un día después de que Argüelles pidiera que se revieran las absoluciones de administradores y empleados de Litoral Gas y se los condenara a cinco años de prisión.

   La fiscal también había considerado que el fallo que los absolvió fue “arbitrario” y que el tribunal “no había comprendido la complejidad del caso”, ya que desde el MPA se insiste con la teoría de que la peor tragedia que se desató en la historia de Rosario fue el resultado de una cadena de irresponsabilidades y no sólo obra del mal accionar del gasista Carlos García.

   Ayer, las defensas recogieron el guante. “Argüelles tuvo un destrato inconcebible en un funcionario público”, disparó Corvalán y defendió la absolución en primera instancia de sus clientes. “Para condenar se debe tener una plena convicción y el tribunal explicó por qué los absolvió”, señaló.

   En tal sentido, dijo que la fiscal había tildado de “ingenuos” a los jueces y que “habían caído en las trampas de las defensas”. “Cuando se agrede así es porque faltan argumentos sólidos. La fiscal careció de objetividad desde un comienzo. No se contribuye al fortalecimiento del sistema judicial con críticas absurdas”, subrayó.

   El letrado insistió con pedirle a la Cámara Penal que el Ministerio Público de la Acusación (MPA) pague las costas de sus defendidos, “por la irresponsabilidad que la Fiscalía ha tenido en este caso”. Un pedido que ya había formulado en el marco del juicio que se realizó el año pasado.

Repeticiones

Por su parte, Stramazzo, defensor de los empleados de Litoral Gas, remarcó que la Fiscalía repitió argumentos que ya había dado en el juicio en el cual el tribunal absolvió a sus defendidos. “Einstein decía que si siempre se hace lo mismo, no se puede esperar un resultado distinto. Es decir, si siempre van a decir lo mismo, no pueden esperar cambios”, dijo en relación a los argumentos de la fiscal para pedir que la Cámara revea el fallo de primera instancia.

   En ese sentido, consideró que Argüelles “tiene que tener osadía para presentarse a asegurar cosas que la prueba desmiente. Me trató a mí de tramposo y al tribunal de ingenuo. El dolor que ocasionó este caso no da para hacer más declaraciones sobre esto”, sentenció.

   Trascartón, enumeró las pericias que remarcaron que la válvula de corte de gas estaba en condiciones y remarcó que el trabajo del gasista García “fue clandestino. No pidió permiso a Litoral Gas para cambiar el regulador”, aseguró.

   Así, remarcó que el gasista sólo fue a la empresa el 1º de agosto, cinco días antes de la tragedia, “a pedir permiso para cambiar una estufa de un departamento”. Sin medias tintas, dijo que “no es verdad” que le hayan dado una autorización verbal para cambiar el regulador. “El problema es que no cerró la válvula ni la puerta del edificio, entonces cuando se produjo la fuga, el gas se fue hacia adentro”, indicó.

   Stramazzo refutó también lo dicho por el bloque acusador en relación a que el Enargás había sancionado a la empresa por haber restituido el servicio el 26 de julio de modo irregular. “Eso es inexacto. Lo que cuestionó el Enargás fue la verificación de la calidad de las piezas que había cambiado Allala (el gasista que trabajó en el lugar unos días antes que García)”.

   Así, dijo que “no hay manera de trasladar el resultado de haber devuelto el servicio con el estrago que se desató días después” y diferenció lo que sucedió en Salta 2141 con los hechos de Cromañón o la tragedia ferroviaria de Once. “En ambos casos, los actores conocían que había situaciones que aumentaban el riesgo, lo que no tiene nada que ver con lo que pasó aquí”, aseguró.

   Así, basados en pericias y testimonios, ambos letrados le pidieron a la Cámara Penal que deje firme las absoluciones de sus defendidos.

   Las audiencias continuarán mañana, cuando se escucharán a familiares de las víctimas y las palabras de algunos imputados.

La fiscal pidió disculpas en la audiencia

La fiscal Graciela Argüelles pidió disculpas ayer y admitió que “nunca” quiso utilizar “palabras ofensivas. Si la palabra trampa no fue feliz, pido disculpas, quise decir recurso”, indicó para aclarar por qué había dicho que el tribunal que absolvió el año pasado a diez imputados por la explosión del edificio había caído “en las trampas de la defensa”.

   La funcionaria remarcó que la Fiscalía “cumplió con su deber de objetividad en una causa compleja que se inició en el viejo sistema penal”. Además, refutó argumentos del defensor del gasista Carlos García, Hugo Bufarini, quien había señalado que en el juicio que condenó a su defendido no se habían tenido en cuenta declaraciones de otros gasistas que indicaron que Litoral Gas daba autorizaciones verbales para realizar trabajos.

   “No se probó en la causa que lo hayan autorizado a operar”, señaló Argüelles y destacó que García “no presentó el trámite formal ante la distribuidora” y “trabajó con la válvula abierta”.

   Basada en testimonios de testigos, la fiscal también remarcó que los reclamistas de Litoral Gas, Guillermo Oller y Luis Curaba, rehabilitaron el servicio el 26 de julio de 2013 “a los martillazos” sobre la válvula de corte. “Esa válvula quedó abierta después de la intervención de Oller y Curaba y García no la cerró”, aseguró.

   Además, subrayó que el gasista “no cumplió ninguna de las previsiones para el caso de una emergencia. Ante la fuga, salió corriendo”, remarcó. Una conducta que, a su entender, “agravó los daños”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario