La ciudad

Fuerte baja de las cesáreas en el hospital Roque Sáenz Peña

En el efector municipal los nacimientos fueron con uso de pelotas, ducha, baño de inmersión, masajes, tela colgante, música y banquito

Miércoles 18 de Octubre de 2017

En los primeros 80 días desde la puesta en funcionamiento del área de Atención Integral de la Mujer del Hospital Roque Sáenz Peña ya se atendieron 370 partos (368 y dos gemelares) a través de prácticas enmarcadas en el paradigma del parto respetado. Este abordaje comienza a demostrar importantes cambios, como una sensible baja en la cantidad de cesáreas y un fuerte respeto al apego inmediato entre la madre y el bebé mediante el contacto piel a piel.

Del total de partos registrados hasta la semana pasada, sólo el 23 por ciento se realizó mediante cesáreas, bajando significativamente el número de dicha práctica con un índice de los más bajos en el sistema de salud.

Todas las mujeres que debieron ingresar al quirófano para esta intervención fueron acompañadas por un familiar. Asimismo, luego del parto los padres pueden permanecer en la sala de neonatología acompañando a sus bebés con ingreso irrestricto.

Los partos fueron mediante el uso de pelota esferodinamia, ducha, baño de inmersión, masajes, tela colgante, música y/o banquito. Como dato, los partos en el agua fueron 15.

Otro cambio significativo que se introdujo apuntó a favorecer el apego inmediato a través del contacto piel a piel entre la madre y el bebé. Así, se pone inmediatamente al bebé en contacto piel a piel con su mamá, unidos por el cordón, esperando los tiempos necesarios para realizar la ligadura.

En ese sentido, el 98 por ciento de los recién nacidos tuvieron contacto piel a piel (Copap) con su madre durante el tiempo que ellos consideraron necesario.

También se destaca que los profesionales demoran alrededor de dos horas todas las prácticas rutinarias que se realizan al momento del parto, como mediciones de talla, peso, vacunación, entre otras, para respetar el íntimo momento del contacto piel a piel.

Esas prácticas favorecen la transición cardiorrespiratoria, el neurodesarrollo, la regulación de la temperatura, previenen la muerte súbita y fomentan la lactancia materna.

Orgullo

"Los rosarinos tenemos un profundo orgullo por el modelo de salud que hemos construido en la ciudad, y que renovamos en forma periódica, en este caso con la mejor maternidad pública del país", señaló la intendenta Mónica Fein.

"Fuimos pioneros y seguimos siéndolo porque cambiamos el paradigma para nacer desde el Estado. Tenemos la convicción de que garantizamos el derecho fundamental de nacer en las mejores condiciones; en igualdad; con un profundo respeto por las mujeres; por las familias y el bebé", agregó.

El parto respetado permitió una reducción en las intervenciones medicamentosas y médicas sobre el cuerpo de las mujeres. Se logró reducir notablemente el uso de medicación durante el trabajo de parto, tanto para disminuir el dolor de las contracciones (vía peridural) o para acelerar el trabajo de parto (oxitocina).

La aplicación de la anestesia peridural se redujo a menos del 10 por ciento, mientras que la colocación de la hormona para estimular las contracciones se redujo de un 78 a un 16 por ciento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario