La ciudad

Fueron a llevar flores al Cementerio La Piedad y descubrieron que se robaron el cajón

Los sepultureros abrieron al menos 20 nichos para buscar el féretro desaparecido.

Jueves 20 de Diciembre de 2018

Dos mujeres fueron a llevarle flores a un pariente fallecido al Cementerio La Piedad y se encontraron con una sorpresa mayúscula. Cuando llegaron al nicho 610, donde descansaba Angel Pablo Roset (murió el 4 de octubre de 2013, a los 67 años) descubrieron que el féretro con el cuerpo y el mármol que lo cubría habían desaparecido.
"Lo que nunca imaginé fue llegar y encontrarme con esto", contó Roxana, quien fue a visitar a su padre junto a su madre.
El inédito episodio fue descubierto por la mujer el miércoles pasado. Ella y su madre acudieron a visitar los restos del hombre en el día de su cumpleaños.
"En los registros de La Piedad figura que mi papá estaba ahí, que estamos al día con los impuestos y tasas. En el crematorio no figuran sus datos y además hace falta el título que se le solicita a los familiares. Es casi imposible que haya sido cremado", dijo Roxana a La Capital.
En la desesperación, los sepultureros abrieron al menos 20 nichos. Sacaron los féretros, para chequear el nombre en cada una de las placas y los volvieron a colocar.
Más información, mañana en la edición impresa de La Capital

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});