La ciudad

Fue un cura el que pidió que tapen las revistas del kiosco de Pellegrini al 1500

El kiosco de revistas instalado en Pellegrini entre Paraguay y Pte. Roca decidió tapar las revistas que en sus portadas muestran mujeres sugerentes. La decisión llegó por sugerencia del padre Luis, el joven párroco que hace poco se hizo cargo de la iglesia Nuestra Señora del Carmen. "Una cosa es lo estético y otra la pornografía. No todo el mundo tiene que estar obligado a consumirla", dijo el cura de 43 años que justificó la medida.

Miércoles 13 de Mayo de 2009

El exhibidor colgado sobre la pared de la parroquia Nuestra Señora del Carmen no era precisamente un mural sacro. Las vedettes del momento se mostraban semidesnudas desde las tapas de las revistas. Las imágenes escandalizaron a varios feligreses y religiosas que acuden al templo de Pellegrini al 1500 y sus quejas llegaron hasta los oídos del párroco del lugar, Luis Fernández, quien consensuó con los dueños del quiosco de revistas colocar papelitos para tapar lo que muchos quieren ver de las modelos.

"Es una decisión que tomamos nosotros y concuerda con la idea de muchas de las personas que pasan por aquí, acá se da catecismo, vienen muchos chicos y no queda bien", contó una de las encargadas del quiosco de diarios y revistas que está casi al ingreso de la iglesia.

Desde ayer, las tapas de las revistas "del corazón" y las de la farándula vernácula fueron modificadas. Así, a las infartantes figuras de Victoria Vanucci o Mariana Diarco que asoman en las portadas, se les colocaron papelitos blancos. Todo un detalle de "convivencia" con el templo del macrocentro.

Un joven sacerdote. Los muestrarios con las revistas están colgados de la misma pared donde a pocos metros se ingresa a la parroquia Nuestra Señora del Carmen. El padre Luis es un joven párroco que hace pocos meses llegó al templo y tuvo que afrontar la catarata de quejas que señoras, madres y hombres de edad le hicieron llegar en relación a la pared con fotos eróticas. Por ello, el cura les pidió a los encargados del quiosco que taparan las siluetas femeninas.

"Tenemos una convivencia muy buena con el quiosco de revistas, permitimos que haya una exposición de revistas y nunca hubo problemas. También con otro de Roca y Pellegrini, a quienes no le pedimos nada porque están un poco más lejos del convento", indicó el sacerdote.

Otro punto de fricción es la afluencia de niños que van a catequesis los martes y los sábados. "Para la moral cristiana no es algo muy correcto, y la gente mayor tampoco tiene por qué acostumbrarse y son los que más se han quejado, porque (con las revistas) se agrede a la sensibilidad del más débil. Una cosa es lo estético y otra la pornografía. No todo el mundo tiene que estar obligado a consumirla", dijo el cura de 43 años. No obstante, señaló: "Hemos logrado una relación de convivencia con el quiosco".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario