La ciudad

Francia y un feminismo heredado de las abuelas

Domingo 07 de Abril de 2019

La historia de Josephine Baker, afroamericana estadounidense nacionalizada francesa y militante contra la segregación racial no llegó a los autores porque sí, sino que fueron sus propios hijos los que le hicieron la propuesta de contar esa historia. Un dato que recalcan es que ellos mismos son "hijos de una generación de feministas que pelearon por la igualdad de derechos", y José Louis Bocquet agregó: "En Francia fue recién en 1975 que las mujeres tuvieron derecho a una chequera propia sin autorización de su marido o padre, entonces nuestras madres eran feministas y nuestros padres también, y eso hace pensemos que hay cosas que están resueltas. Son nuestros hijos los que nos muestran que no es así y que hay peleas por dar".

La violencia, el aborto y la brecha salarial son temas que las más jóvenes pusieron nuevamente en la agenda de la escena francesa.

"Hay una transmisión que se dio de las abuelas a las nietas, más que de madres a hijas —acotó Catel Muller—, esa nueva generación nos muestra las luchas". Tal es así que en el caso de las autoras francesas se está dando una batalla particular y es en el campo de la lengua.

Una de las propuestas que circula en ese colectivo de mujeres es modificar la palabra que las denomina en francés "auteure"—que sólo se diferencia de los autores varones por la letra e final, pero que no marca distinción en lo sonoro— por "autrice", que marca la diferencia y que toma la desinencia de otras profesiones desarrolladas por mujeres.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario