La ciudad

Fernández: "No quisiera llegar a declarar el estado de sitio"

El presidente cuestionó el comportamiento de algunos argentinos en cuarentena. Dijo que "la urgencia no es la economía, sino la vida".

Lunes 23 de Marzo de 2020

El presidente Alberto Fernández aseguró ayer que en los momentos actuales "no hace falta" declarar el estado de sitio porque "todo el sistema legal está funcionando como corresponde", y consideró que "si se llegara a eso, solo hablaría muy mal de la sociedad argentina".

"No quisiera llegar a eso, porque si se llegara a eso solo hablaría muy mal de la sociedad argentina", dijo el mandatario durante una entrevista que realizó ayer por Telefé, en la que en un tono distendido pero contundente a la hora de hablarle a los argentinos que están en cuarentena.

"Tenemos un sistema legal funcionando y hoy por hoy no hace falta" declarar el estado de sitio, dijo Fernández, al responder a la consulta de si podría endurecer las medidas para que la gente cumpla con el aislamiento obligatorio y no salga de sus casas.

Aclaró que "los instrumentos ya están. Si las fuerzas de seguridad ven a alguien circulando en la calle y no puede explicarlo, lo detienen y lo ponen a disposición de un juez. No necesito tener gente detenida a disposición del Poder Ejecutivo. Las fuerzas de seguridad tienen que hacer lo suyo, el Poder Judicial tiene que hacer lo suyo y yo tengo que dedicarme a cuidar la salud de los argentinos", dijo.

"Todo el sistema legal está funcionando como corresponde" para que "el que no entienda pague las consecuencias", agregó.

El mandatario, quien habló desde la Residencia de Olivos, dijo que hoy que su prioridad es la "salud" de los argentinos y que el gobierno va a "gastar lo que sea necesario para que la gente esté tranquila".

Eslabones más débiles

De esta manera, el presidente volvió a ratificar que inyectará todos los fondos necesarios para que la situación económica no afecte aún más a la población hoy en cuarentena. "No podemos sumarle ala pandemia la intranquilidad para sobrevivir", dijo en referencia a la situación que atraviesan aquellos argentinos que viven de trabajos informales, o cuentapropistas, cuyos ingresos cayeron abruptamente tras las medidas adoptadas por el gobierno.

De ese modo llevó tranquilidad y anticipó que hoy se conocerán medidas para atender la situación de monotributistas, así como beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) "que necesitan más recursos que les da el Estado porque no tienen otros ingresos", indicó el mandatario.

También dijo que se atenderá el problema de las pymes y de los pequeños comerciantes "como aquel que tiene un quiosco y se quedó sin vender", ejemplificó Fernández.

"Mañana (por hoy) van a tener una respuesta y vamos a gastar lo que sea necesario para que la gente esté tranquila", aseveró el mandatario y dijo que "acá la urgencia no es la economía sino la vida de la gente".

Por otra parte, al analizar el impacto que esta pandemia puede generar en la macroeconomía, no sólo argentina sino global, dijo que luego del coronavirus "habrá otro mundo, una nueva economía y el rol del Estado". Al tiempo que consideró que "está claro que con Estados fuertes se puede resolver el problema y cuando queda en manos privadas una pandemia es difícil de resolver".

Medidas de contención

Para atender la situación de los sectores más vulnerables y evitar nuevos focos de tensión a los propios de la cuarentena, el gobierno mantiene reuniones constantes con el gabinete económico y social, señaló Fernández y también confirmó que hoy a las 11 convocó al gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof y los intendentes del primero y segundo cordón del Conurbano bonaerense "de todos los sectores políticos" para "ver que logística tenemos que desplegar" en el principal distrito del país frente al coronavirus.

"Ahora que la economía se frena el Estado tiene que dar respuestas", dijo el presidente y anticipó que el Ejército "distribuirá comida en los barrios más carenciados".

Por caso, las organizaciones sociales ya avanzan en el relevamiento de trabajadores informales de todo el país para gestionar ante el Ministerio de Desarrollo Social una asignación de entre $ 3.000 y $ 5.000, mientras dure la cuarentena ordenada, según señaló la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (Utep).

Ese nucleamiento, en conjunto con otras organizaciones, lanzó en los últimos días una campaña de recolección de información y relevamiento para ubicar a cerca de un millón de personas que vive en la informalidad. En principio, el pedido de la Utep apunta a auxiliar a trabajadores que viven de la venta ambulante, el reciclado urbano u otras ocupaciones informales y que, a su vez, no acceden a ninguna asignación del Estado, como AUH o Salario Social Complementario.

Según manifestaron desde la Utep, el pedido fue planteado en distintas esferas del gobierno nacional y esperan tener una respuesta "en los próximos días".

Desaprensión

El presidente también señaló ayer que lo que más le preocupa es la "desaprensión" de algunos ciudadanos y señaló que "más de 20.000 personas se fueron de Argentina después que avisé que había una pandemia” y “son los que ahora me reclaman que los traiga urgente”.

Por otra parte, admitió además que si antes de asumir el cargo le pedían que “escribiera los mil problemas a enfrentar” en caso de acceder a la primera magistratura, la pandemia de coronavirus “no la hubiera puesto” en esa lista.

Afirmó que “va a haber cada día más casos” de coronavirus en el país pero advirtió que “lo importante es que esos casos se puedan atender” y que no colapse el sistema de salud, por lo que instó a la sociedad a cumplir con el aislamiento social. Al respecto, planteó que “cuesta mucho hacer entender” a sectores de la sociedad que “es por el bien de ellos que se les pide que no salgan”.

El jefe de Estado dijo que se siente “acompañado por la gran mayoría de los argentinos”, aunque habló también de quienes “no entienden” la situación en la que se encuentra el país.

“Lo que más preocupa es la incomprensión de la gente, que haya tontos que no entienden el riesgo en el que estamos. Me preocupa el idiota que circula con fiebre, que lastima la salud de todos. Me preocupa su egocentrismo que no lo deja ver cómo puede dañar al de al lado, pero aclaro que son los menos, la mayoría está en sus casas”, dijo.

Relató que ya “se iniciaron acciones penales sobre más de 2.000 personas en un día” y dijo que “se secuestraron más de 300 autos en los operativos de control” que realizan las fuerzas federales en el área metropolitana de Buenos Aires (Amba).

Explicó asimismo que “cuanto más lento sea el contagio, más posibilidades de atención a la gente y menos posibilidades de que el virus mate” y recordó que “los países donde se produjeron los problemas más dolorosos son los que no previeron la velocidad del contagio” del coronavirus.

“Para que no nos pase el peor escenario, tenemos que quedarnos en casa y guardar todas las normas de cuidado que existen”, dijo y añadió: “Hemos hecho todo lo que debíamos hacer, y ahora depende de que nosotros seamos inteligentes y no tiremos por la borda todo el esfuerzo que se ha hecho”.

La deuda

El mandatario señaló además que “antes de la pandemia les dije a los directivos del Fondo Monetario Internacional (FMI) que no estaba en condiciones de pagar si no era a costa de postergar a los argentinos. Ahora tengo mil razones más para decir lo mismo, ahora tenemos que levantar el país, después discutimos”.

En declaraciones radiales, el jefe del Estado sostuvo que “el FMI ha entendido bastante de lo que le dijimos, por eso sacó un comunicado en el cual señalan que la Argentina necesita hacer una quita sobre los intereses que puede llegar a los 85.000 millones de dólares y dice también que en los próximos cinco años, la Argentina no puede pagar un peso”.

Fernández había dicho horas antes que “celebramos que el organismo comprenda la situación en la que nos encontramos. Ahora hay que trabajar para lograr un acuerdo que nos permita cumplir nuestros compromisos externos sin dañar a los argentinos más vulnerables”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario