La ciudad

Feriantes de la plaza Montenegro exigen trabajar durante todo el verano

Por decisión de la Secretaría de Cultura, "por falta de presupuesto" los puestos se levantarán desde el 22 de diciembre hasta abril.

Viernes 14 de Diciembre de 2018

Comerciantes de la feria que se emplaza de miércoles a sábados en la plaza Montenegro le piden a la Municipalidad que habilite la posibilidad de permanecer allí durante el verano. Según afirmaron, por disposición de la Secretaría de Cultura no tendrán actividad durante cuatro meses (desde el sábado 22 de diciembre hasta abril) y eso les imposibilita contar con los ingresos que obtienen habitualmente.


Según contaron los puesteros, el principal impedimento que adujeron desde la repartición municipal fue la imposibilidad de poder afrontar un gasto de 50 mil pesos mensuales para armar y desarmar los puestos que se colocan en San Martín al 1000, de miércoles a sábados.

En la plaza cerrarán el 22 de diciembre y los puesteros no podrán volver a ofrecer sus producciones hasta abril del año que viene. Son 40 familias las que dependen directamente de los ingresos que se producen allí, que buscan promover un cambio en ese hábito para no quedarse sin nada durante ese tiempo, ya que muchos de los feriantes no posee otro empleo.

De hecho, la feria es promocionada por el gobierno municipal como Feria del Encuentro, y en ningún espacio del sitio que ocupa en la web oficial del municipio aclaran que la actividad de la misma se suspende durante el verano.

"Hace cuatro meses que vemos la necesidad de ampliar esta medida, además de ampliar los horarios en los que se desarrolla la feria y que nos otorguen una bajada de luz, que ya está pedida, para tener más iluminación durante los meses en los que oscurece más temprano", contó Maga Panza, una de las delegadas de la feria, en diálogo con La Capital.

Lo que llevó a los feriantes a pedir la extensión de su emplazamiento es la situación económica: "Hace meses que pedimos a (la Secretaría de) Cultura rever esta situación. Nuestra feria es un paso obligado de mucha gente que pasa para ir a trabajar, no importa que sea invierno o verano".

Sin quedarse de brazos cruzados, los feriantes propusieron armar y desarmar ellos mismos los puestos ante la supuesta falta de presupuesto para afrontar ese gasto por parte del municipio.

A pesar de la proposición, comentaron que desde el gobierno local se negaron a brindar esa posibilidad: "Nos dijeron que no y no sabemos por qué".

El material humano de la feria es variado, ya que conviven varias agrupaciones. Entre otros, los mismos puesteros (fiscalizados por la repartición municipal) y grupos del programa Nueva Oportunidad: "La gente del programa tiene puestos asignados, trabajan bien, los vinculan a la feria generando una fuente de trabajo. Pero, de repente, les tenés que decir que por cuatro meses se fijen cómo hacen para vivir".

La otra delegada de la feria de la plaza Montenegro, Analía Bramajo, amplió: "Acá hay grupos de gente que cuentan con este espacio para trabajar. Ya entregamos cartas al área que regula esto, a concejales, a la intendenta en mano. Ahora, tuvimos que recurrir a los medios".

"Intentamos dar soluciones (en referencia al armado y desarmado de los puestos) y hasta ofrecimos mejorar la plaza", añadió la mujer a este diario, a la par de otra feriante que manifestó: "Somos gente grande, no tenemos inclusión laboral en otro espacio".

"No pedimos subsidios, no pedimos que sostengan un presupuesto que, según ellos, no pueden sostener. Lo único que pedimos es que nos dejen los puestos disponibles para que podamos laburar", agregaron, con algo de esperanza de que la decisión se revierta.

Además, invitaron a todos a una clase de biodanza que darán ellos mismos el sábado 22 de diciembre, a las 11, en la explanada de la plaza.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});