La ciudad

Expectativa por cursos ofrecidos por España

La convocatoria lanzada por la Junta de Galicia (España) para realizar cursos de ayudante de cocina caló hondo entre los rosarinos: en pocos días no sólo se pudieron cubrir las 20 vacantes disponibles, sino que los inscriptos treparon a 120.

Martes 29 de Julio de 2008

Quizás el motor haya sido sólo el renovado interés que despierta la gastronomía. Tal vez, la posibilidad de buscar un proyecto de vida fuera del país. O ambas cosas a la vez. Lo cierto es que la convocatoria lanzada por la Junta de Galicia (España) para realizar cursos de ayudante de cocina caló hondo entre los rosarinos: en pocos días no sólo se pudieron cubrir las 20 vacantes disponibles, sino que los inscriptos treparon a 120. La otra oferta del programa tampoco pasó desapercibida: unas 80 personas se anotaron para cubrir los 20 lugares de la capacitación en colocación de azulejos y cerámicos.

Ambos cursos forman parte de la segunda edición (la primera fue el año pasado) del Programa de Formación para el Empleo en el Exterior que desarrolla la Consejalía de Trabajo del gobierno autonómico de Galicia en las ciudades de Rosario, Buenos Aires y Montevideo (Uruguay). La iniciativa apunta a brindar capacitación laboral a españoles, cónyuges y descendientes hasta el 2º grado (nietos) en forma gratuita.

Las áreas de formación elegidas —ayudante de cocina y colocación de revestimientos— no son casuales, sino que representan oficios de alta demanda en el mercado de trabajo español. Sin embargo, la directora del programa, Rosario Collazo, recalcó que la iniciativa no pretende "impulsar la emigración" sino mejorar la situación de empleo de los españoles o sus descendientes.

"No se los forma pensando en que se vayan del país, sino que mejoren su calidad de vida en el lugar donde estén. Si es en España, bienvenido sea, pero no se promueve la emigración ni hay ofertas de empleo ligadas a estos cursos", explicó. No obstante, los mismos inscriptos reconocieron que la posibilidad de trabajar en España resultó un condimento interesante a la hora de decidirse.

Alta demanda. Más allá de las motivaciones, desde que el Centro Gallego salió a promocionar los cursos los teléfonos no dejaron de sonar. Y ayer el cierre de la inscripción llegó con sorpresas: había 200 anotados para los 40 lugares ofrecidos. Sólo los cursos de ayudante de cocina reclutaron 120 interesados, mientras que otros 80 se alistaron para especializarse en colocación de cerámicos.

Para descendientes. La única característica en común que ostentaban los aspirantes fue su antepasado español, condición excluyente para acceder a los cursos, pero sus historias se mostraron tan variadas como la cantidad de solicitudes que se recibieron.

"En general las edades oscilaron entre los 25 y 45 años, pero hay tantos varones como mujeres y también aparecieron diferentes situaciones laborales. Se inscribieron desempleados y otras personas que si bien están ocupadas quieren mejorar su situación", indicó la directora del programa.

La intención de utilizar la capacitación como un pasaporte para trabajar en España tampoco aparece clara. "La tendencia a pensar en emigrar no aparece muy marcada, sino más bien la idea de mejorar laboralmente para lograr una mejor calidad de vida", sostuvo.

Títulos. Los cursos comenzarán entre el 4 y el 11 de agosto y finalizarán en noviembre. Los de ayudante de cocina se dictarán en la Escuela de Cocineros Gato Dumas, mientras que los de colocación de revestimiento los dictará la Fundación de la Unión Obreros de la Construcción. Una vez terminado el cursado, los participantes recibirán títulos otorgados por la Junta de Galicia.

El año pasado, el 93 por ciento de los inscriptos completó los estudios, pero aún no se sabe cuántos están trabajando fuera del país.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario