La ciudad

Exigen que todos los ómnibus sean accesibles para personas con discapacidades

Entidades que agrupan a personas con discapacidad solicitaron ante la comisión de Servicios Públicos del Concejo que se tenga en cuenta su pedido en los pliegos del nuevo sistema. 

Sábado 07 de Marzo de 2015

Una flota de colectivos universalmente accesible, con todas las características técnicas que eso implica, fue la principal exigencia que las organizaciones que agrupan a personas con discapacidad dejaron asentada ayer ante los concejales de la comisión de Servicios Públicos del Concejo Municipal y la subsecretaria de Movilidad y Seguridad, Mónica Alvarado.

   Si bien el encuentro se hizo en el marco del análisis del nuevo pliego del transporte, las entidades no ahorraron críticas al funcionamiento del sistema actual: desde el maltrato de los choferes, el incumplimiento de las frecuencias y de la cantidad de unidades accesibles que circulan, hasta coches destrozados, timbres que no funcionan y rampas paradójicamente inaccesibles.

   “Si no se cumplió el pliego actual, quién nos garantiza que se cumplirá el próximo”, se preguntó Cecilia Ruhl, de un grupo de usuarios autoconvocados. También reclamaron controles por parte del Estado y sanciones ante los incumplimientos.

   Sin Barreras, Rosario Accesible, La Pagola, Concejo de Discapacidad, Asociación Civil Consodonis y usuarios del transporte autoconvocados se sentaron a la mesa con los integrantes de la comisión de Servicios Públicos.

   La principal exigencia para el nuevo sistema fue que todas las unidades sean universalmente accesibles desde su inicio, y explicaron que “eso significa que no son coches comunes adaptados, sino que tienen características técnicas específicas que permiten que sean abordados por todo tipo de personas, sean discapacitados motrices, ciegos, con problemas auditivos y obesos mórbidos”, explicó Ruhl.

Algunas de las exigencias técnicas incluyeron unidades de piso “super-bajo”, puertas de 90 centímetros de ancho que permitan el paso de una silla de ruedas, dos espacios destinados a sillas de ruedas en el interior de los coches, accesos con pasamanos de doble altura y butacas para obesos.

   En la señalización se puntualizó que los colectivos deben estar identificados al frente y los laterales; las máquinas expendedores deben ubicarse también a una altura accesible, al igual que los pulsadores de llamada que deben tener señal tanto sonora como luminosa, y la información al interior de los vehículos debe ser accesible para personas con disminución visual y auditiva. Y en todos los casos deberán tener un sistema de rampa de accionamiento manual rebatible, que permita salvar la distancia entre el piso de la unidad y el nivel cero del sector de acceso del pasajero fuera de la unidad.

   Alvarado, en tanto, aseguró que ya se viene trabajando con las organizaciones e hizo referencia a la colocación de pantallas dinámicas con dispositivos auditivos en el interior de las unidades, así como la instalación de información en Braille tanto en los postes como al interior de los vehículos.

Los planteos al nuevo sistema se sustentaron en fuertes críticas al servicio actual. “Hoy Rosario no tiene un solo colectivo adaptado, sólo algunos lo están parcialmente”, señaló Mario Buss, ex titular de la comisión de Discapacidad del municipio.

   Desde las entidades puntaron casos de maltrato por parte de los choferes, un problema que los concejales propusieron trabajar con talleres de concientización y sensibilización que ya se vienen realizando; problemas de frecuencia y falta total de mantenimiento. Con ese panorama, se preguntaron cómo se garantizará el nuevo sistema. “Como usuarios nos cansamos de denunciar, es el Estado el que debe estar presente”, dijo Ruhl.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS