La ciudad

Exigen en la Justicia que Sol deje de volar y que se inspeccionen sus aviones

El gremio de aeronavegantes presentó un amparo y denunció irregularidades. Por su parte, el vicepresidente de la firma aseguró que se cumple con las normas de seguridad.

Miércoles 01 de Junio de 2011

La Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) solicitó formalmente ayer en los Tribunales provinciales de Rosario que suspenda de inmediato las operaciones de la flota de aviones de Sol Líneas Aéreas S.A y que se someta a todas las máquinas a un "exhaustivo control técnico". A trece días del fatal accidente del vuelo Nº 5.428 de esa compañía, que se estrelló en la provincia de Río Negro y le costó la vida a 19 pasajeros y tres tripulantes, para el gremio la empresa "amenaza a la vida y viola las condiciones y garantías dignas de trabajo". Además, una azafata rosarina inició un juicio laboral en el que cuestionó los estándares de seguridad. Por su parte, el vicepresidente de Sol, Juan Niffenegger, aseguró que se está cumpliendo con todas las normas (ver aparte)

La acción judicial de la AAA recayó en el juzgado Civil y Comercial Nº 9, a cargo de Marcelo Bergia. Consiste en una "acción expedita y rápida de amparo o medida autosatisfactiva" contra Sol Líneas Aéreas por entender que la continuidad de la actividad de la empresa "lesiona, restringe, altera o amenaza con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta los derechos o garantías constitucionales, especialmente el derecho a la vida y al trabajo en condiciones dignas, y los derechos y garantías de los consumidores".

En la presentación, que encabeza el secretario general de la AAA, Ricardo Frecia, se adjuntó un cúmulo de pruebas destinadas a sustentar el amparo y se solicitaron medidas urgentes. Entre ellas, que se realice un "exhaustivo examen y control técnico de la totalidad de la flota de aviones, como así también de las condiciones laborales".

No obstante, la entidad pide que mientras se realicen esos controles se suspenda la totalidad de los vuelos. Para esas tareas de inspección sugieren que la AAA pueda designar un ingeniero mecánico que participe de los peritajes. Además, se solicitó que comparezca el Gobierno de Santa Fe como tercero implicado, debido a los subsidios que le aporta a la empresa.

Frente al trágico siniestro ocurrido el 18 de mayo y el relevamiento de denuncias hechas por los empleados de Sol en la asociación gremial (ver aparte), el amparo refiere que existe "una sospecha cierta de falta al deber de seguridad por parte de la empresa".

El escrito, que cuenta con el patrocinio letrado de los abogados rosarinos Marcos Lisandro Peyrano y Juan Pedro Testone, incorpora una serie de comunicaciones internas que la oficina de recursos humanos de Sol hizo circular luego del accidente entre los empleados afectados a las tripulaciones para que "superen" el momento. Estas sugerencias de la compañía, en un contexto de angustia, fueron interpretadas por el gremio como de clara "presión laboral". El avión Saab 340, matricula LV-CEJ, vuelo 5.428 de Sol, había despegado de Córdoba el 18 de mayo, hizo escala en Mendoza y partió luego al aeropuerto de Neuquén a las 20.08. Por motivos que aún son desconocidos, se estrelló en el paraje Prahuaniyeu, a unos 250 kilómetros de General Roca (La Pampa). En el desastre murieron 18 pasajeros (un menor), y tres tripulantes, entre los que se encontraba la azafata rosarina Jésica Fontan.

Unos días antes del accidente, Fontan había denunciado en el gremio las precarias condiciones de trabajo que ponían en riesgo la salud de la tripulación y de los pasajeros, y que Sol no respetaba los descansos.

Según el gremio, no era la primera denuncia, ya que las supuestas irregularidades habían sido motivo de otras presentaciones ante la Administración Nacional de Aviación Civil (Anac) y de intimaciones a la propia empresa a través de cartas documento. Ahora comenzará a correr un plazo de 48 horas para que la Justicia provincial se expida respecto a la solicitud de la AAA.

En tierra

Una azafata rosarina de Sol Líneas Aéreas presentó un escrito en el juzgado Laboral Nº 7 de Rosario para que se haga la debida reserva respecto a la retención de tareas que realiza, ya que no ha vuelto a volar, y planteó que no están dadas las condiciones laborales para realizar sus funciones hasta tanto no se practiquen las pericias técnicas a los aviones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario