La ciudad

Evacuaron una fiesta clandestina en Alberdi

La Guardia Urbana Municipal (GUM) accionó tras la denuncia de vecinos que durante la noche soportaron elevados decibeles de música. Unas 100 personas fueron desalojadas, y por resistir el operativo debió intervenir la policía.

Lunes 04 de Noviembre de 2019

La Guardia Urbana Municipal (GUM) accionó tras la denuncia de vecinos que durante la noche soportaron elevados decibeles de música. Unas 100 personas fueron desalojadas, y por resistir el operativo debió intervenir la policía.

La secretaría de Control y Convivencia Ciudadana municipal informó que una fiesta electrónica fue desbaratada este fin de semana por personal de la GUM, tras la recepción de denuncias de parte de vecinos por ruidos molestos. Unas 100 personas fueron desalojadas de la vivienda de la zona norte de Rosario y debido a que existió resistencia al procedimiento debió intervenir la Unidad Regional II.

De acuerdo al acta labrada se constató que agentes de la GUM debieron presentarse en una vivienda ubicada en José Hernández al 2200, luego de que habitantes de las inmediaciones se quejaran por la música extremadamente fuerte que provenía del lugar. El personal actuante llegó al domicilio y constataron que se desarrollaba una fiesta electrónica, con alta participación y consumo de bebidas alcohólicas.

Se entrevista a una joven quien se identifica como la dueña de la casa y asegura que se está celebrando su cumpleaños. Se le pide el cese del mismo y se ordena el desalojo de unas 80 personas mayores de edad.

Sin embargo, la música volvió a escucharse fuerte una vez que la chica regresa al interior del inmueble. Incluso, observaron que quedaba gente en la propiedad.

Tuvo que actuar el Comando Radioeléctrico y una vez que se hicieron presente los efectivos se ordenó el retiro de unas 20 personas más, también mayores de edad. Para entonces, se habían agrupado los vecinos, quienes estaban sumamente molestos por la situación.

Cada fin de semana, la GUM interviene en al menos dos festejos con características irregulares, ya sea porque se desarrollan en locales no habilitados para su uso comercial o bien porque siendo una celebración familiar se exceden los decibeles de música ocasionando molestias graves para sus vecinos.

"La convivencia requiere del respeto al bienestar y descanso de los demás. Como Estado debemos garantizar la tranquilidad de todos", destacó el secretario del área, Guillermo Turrín.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario