La ciudad

Estudiantes universitarios también tienen problemas con los alquileres

Denuncian barreras para acceder a una vivienda. Son unos cincuenta mil jóvenes que vienen a estudiar a Rosario, por lo que resaltan su gran peso en la economía local.

Martes 25 de Noviembre de 2014

Los estudiantes universitarios provenientes de otras provincias se suman a la lista de inquilinos y comerciantes que reclaman contra las condiciones abusivas que se exigen para acceder a una vivienda en alquiler. Son más de 50 mil los jóvenes que llegan a residir en la ciudad para cursar en los centros terciarios y universitarios.

Los estudiantes denuncian que cuando manifiestan que son de otra provincia en más de una inmobiliaria "directamente cortan el teléfono".

Así lo aseguraron ayer en el marco de los preparativos de la conferencia de prensa que realizarán esta mañana en el bar El Cairo. Y de cara a la participación que tendrán el viernes en la mesa de trabajo que se realizará en el Concejo. El cónclave se estableció en octubre durante la audiencia pública en la que ediles, cámaras inmobiliarias, ONGs y la Oficina del Consumidor local, debatieron sobre la problemática de los alquileres y quedaron en avanzar en una agenda concreta.

Los estudiantes de otras provincias comenzaron a congregarse por la problemática del alquiler en 2013, donde los incrementos de las cuotas aparecieron como uno de los ejes.

Con todo, el viernes pasado fueron recibidos por el concejal Carlos Comi, ante quien denunciaron las dificultades que tienen para obtener garantías en sus lugares de origen; o si las consiguen no se las aceptan debido a los sueldos de los garantes, ya que las inmobiliarias exigen cifras que oscilan entre 8 y 9 mil pesos.

Los jóvenes y padres del interior ponen de relieve el peso que tiene esta comunidad dentro de la vida económica de la ciudad. "En el almacén, en ropa, en comercios de todo tipo y en el transporte durante todo el año", ejemplificó Priscila Flämig, representante de la agrupación Estudiantes Federales Unidos y Solidarios en Rosario (Efuser), un espacio integrado por estudiantes de Misiones, Formosa, Jujuy, Corrientes y Chubut.

Según un relevamiento de la Cámara de Empresas Inmobiliarias de Rosario (Cadeiros), en esta ciudad hay más de 30 mil estudiantes de otras localidades. Pero la cifra puede ser mayor, ya que sólo en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) aproximadamente el 45 por ciento de los 74.000 estudiantes proviene de un radio superior a los 50 kilómetros de la ciudad, según se desprende del análisis de los datos que anualmente publica la Dirección General de Estadística Universitaria en su boletín.

Los estudiantes consultados ayer señalaron que, producto de las barreras que imponen las inmobiliarias, cada vez más estudiantes terminan viviendo en lugares en condiciones precarias de habitabilidad (al punto que caen en pensiones que no cuentan algunos de los servicios básicos), por lo que cada vez son más los que deciden volver a sus pagos.

Más barreras, más denuncias. El incremento de las condiciones que imponen los propietarios para alquilar en los últimos años se contrapone con el sostenimiento, en torno al 1 por ciento de las ejecuciones de las garantías por incumplimiento de contrato. En cambio, las denuncias de inquilinos contra locatarios se vienen duplicando año a año, al punto que en el 2014 pueden llegar a compartir el podio con las telefónicas en materia de reclamos ante la Oficina del Consumidor de Rosario.

El tema de los alquileres resurge públicamente cada vez con más actores involucrados. Sin embargo, y pese a que afecta a uno de cada tres personas que vive en Rosario, no se cristaliza en ningún cambio del status quo.

El viernes, ONGs, ediles y representantes de las cámaras inmobiliarias se volverán a reunir para tratar la problemática de los alquileres en el Concejo. En la agenda figura el Registro de Contratos de Locación, una sobretasa para las viviendas deshabitadas, mecanismos de mediación más eficientes, desgravaciones impositivas como sellados y proyectos de construcción de viviendas públicas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario