La ciudad

Estudiantes de profesorados reclaman lugar para aprender y denuncian maltrato

Habrá una asamblea y corte de calle esta tarde a las 18 frente al Normal 1, de Entre Ríos al 1100. Son alumnas del Instituto Olga Cossettini que cursan en ese edificio.

Lunes 18 de Abril de 2016

Con una asamblea pública y corte de calle, hoy a las 18, estudiantes del profesorado reclamarán que el Ministerio de Educación de Santa Fe dé una solución definitiva a la falta de espacio para cursar. Son alumnas y alumnas de los profesorados de ciencias de la educación y de lengua literatura del Instituto Olga Cossettini que tienen clases en el edificio del Normal 1. “Nos cierran los baños, la cantina, no podemos entrar a la escuela antes de las 18 y no habilitan aulas en la planta baja, sabiendo que hay estudiantes con discapacidad”, contó a La Capital, la presidenta del centro de estudiantes de Olga Cossettini, Marilina Zurbriggen.

Durante muchos años el Instituto Superior N° 28 Olga Cossettini dictó sus clases en el edificio del Normal 1 de Entre Ríos y Mendoza. En 2002 logró la sede propia en Sarmiento al 2900. Sin embargo, a este edificio le faltan más aulas para poder dictar todas sus carreras en el mismo espacio. Por eso hasta la fecha las carreras del profesorado de ciencias de la educación (5 años) y el profesorado de lengua y literatura (4 años) se dictan en el edificio del Normal 1.

Si bien los edificios escolares son públicos y pertenecen la provincia de Santa Fe, siempre se han dado disputas internas e insólitas por el lugar que ocupa cada nivel y de quién dependen.

Marilina Zurbriggen es una joven profesora de biología y actual alumna de ciencias de la educación. También es la presidenta del centro de estudiantes del Olga Cossettini. Describe la situación como preocupante y de indignación por el trato que reciben a diario.

“Desde el Normal 1, la rectora (Liria Puch) nos dice que el edificio es de ellos, y desde el Ministerio nos responde siempre que no estamos de prestado y que hay que dialogar”, repasa Marilina. El contacto con el Ministerio siempre lo han tenido con el supervisor del nivel superior Gerardo Kahan, a través de quien han formulado todas las peticiones. Las estudiantes anticipan que ya no quieren reunirse más con el supervisor porque no resuelve nada.

Ese debate se traduce en medidas que toma la rectora Puch y que las estudiantes padecen todos los días: “Se nos impide entrar al edificio antes de las 18. Nos cierran los salones y nos dejan sin clases, sólo logramos que se abran cuando protestamos. A las 18 cierran la cantina, y quieren hacer lo mismo con la fotocopiadora”, describe Marilina Zurbriggen.

Y no es todo: “La rectora sabe que entre nuestros estudiantes hay jóvenes con discapacidad, le pedimos nos habilite salones en la planta baja y no lo hizo, sólo permite los de la planta alta”. El Normal 1 no tiene ascensor. La única manera de que estas jóvenes, entre ellas una estudiante ciega, pueda acceder a su derecho a estudiar es por la “solidaridad de sus compañeras y profesoras que la acompañan”.

“Como si todo esto fuera poco, la semana pasada nos cerraron los baños. Nos preguntan si somos alumnas del Olga Cossettini o del Normal 1 para poder ingresar”, agrega la representante de los estudiantes de nivel superior.

Entre los argumentos que se le esgrimen para no permitirles el ingreso antes de las 18 es que en el Normal 1 hay niveles inicial, primario y secundario. Sin embargo, se omite decir que también en el turno diurno funciona un terciario que depende de esta escuela.
 
Tal como profundiza, no son los únicos que pasan por estas situaciones arbitrarias. La falta de espacio propio para cursar en el nivel superior “es una realidad en toda la provincia”. Y si a eso que recuerda la estudiante se le suma el maltrato de las autoridades la situación es altamente compleja e injusta para quienes quieren estudiar una carrera terciaria pública en la provincia de Santa Fe.
 
El reclamo de esta tarde tiene tres puntos clave: “Que el Ministerio de Educación se haga cargo, intervenga y defina la situación. Que construya las aulas que hacen falta (en el predio del Olga Cossettini) y que la rectora del Normal 1 (Liria Puch) tenga un trato más humano con los estudiantes. Ella es docente —dice Marilina Zurbriggen— nosotros seremos docentes, nos estamos formando para eso, jamás se me ocurriría darles a mis alumnos el trato que ella nos da.”
 
La asamblea y corte de calle programada para esta tarde a las 18 tienen el apoyo de todos los estudiantes del Instituto Olga Cossettini.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario