La ciudad

Este año abrieron 20 cervecerías artesanales y ya son 80 en Rosario

Se multiplican en Pichincha y Pellegrini. Los rosarinos consumen 150 mil litros por mes.Hay 50 marcas de productores locales

Domingo 17 de Diciembre de 2017

De la mano de un boom a nivel nacional, la cervecería artesanal vive una verdadera época de oro en la ciudad. Todos los meses se ven surgir en Pichincha, bulevar Oroño, avenida Pellegrini y otras zonas macrocéntricas nuevos comercios que se especializan en diferentes variedades de la bebida, muchas veces instalados sobre un bar tradicional que se reestructuró para adaptarse a los nuevos gustos de los rosarinos.

   Según datos de la flamante Cámara Rosarina de Artesanos Cerveceros,creada este año,durante 2017 ya aparecieron unos 20 puntos de venta nuevos, que llevaron el total a unos 80 en toda la ciudad, entre cervecerías que venden exclusivamente la bebida, bares que incorporaron canillas de expendio y puntos de recarga de botellones, que también ofrecen pintas para tomar al paso pero carecen de cocina elaborada. La mayoría tiene cerveza producida en Rosario, aunque algunas también traen de otras zonas como Mendoza, Córdoba, Mar Del Plata o la Patagonia.

   El 90% de los locales se ubican en dos zonas: sobre Pellegrini, desde Moreno hasta Alem; y en el rectángulo delimitado por Francia, Italia, Tucumán y el río, que incluye a Pichincha y un sector de Oroño.

   "Se van armando paseos, porque se van poniendo uno al lado del otro. Siempre fueron zonas de bares que se fueron refuncionalizando. Esono mutó, ha cambiado el tipo de consumo", explicó Esteban Schlimovich, integrante de la Cámara y dueño de la marca de cerveza artesanal Bering.

   Según el productor, un inconveniente habitual para el crecimiento del rubro es que "muchos bares quieren vender artesanal, pero las grandes marcas con las que tienen exclusividad, y son las que les dan las heladeras, sillas y sombrillas, no se lo permiten; son rehenes".

   Ese es un techo muy fuerte para la producción local, por lo que el sector se encuentra conversando con autoridades municipales y concejales para reglamentar la venta y superar esos monopolios. "Ellos manejan el 98% del mercado en Argentina, repartido en un 75% para Quilmes y el otro 25% para CCU (Heineken, Schneider, Isenbeck), mientras que la cerveza artesanal representa el 2% restante", aseguró Schlimovich.

Consumo

En Rosario, que se encuentra en pleno boom de la cerceza artesana, el número del mercado que acapara este producto sube a un 3 o 4%, con un promedio de consumo de 150 mil litros mensuales. En tanto, Mar Del Plata o La Plata, donde el fenómeno se desarrolló antes, se ubican por encima de ese número. La cifra está lejos del 10% que tienen países como Estados Unidos, pero está creciendo sostenidamente entre un 30 y 40% anual a nivel país, tasa que se replicaen Rosario.

   "Por ahora es un fenómeno que parece lejos de estancarse, y el crecimiento del consumo tiene que ver con que hay un notable empobrecimiento de la calidad de la cerveza industrial", apuntó el titular de Bering.

   "Pero también —sostuvo— con el fácil acceso que uno tiene como productor al conocimiento, a las materias primas, a vínculos con estamentos del Estado que fomentan esta actividad", remarcó.

   La Cámara, de hecho, realiza acciones junto al municipio y la Provincia, que le permiten participar de eventos con un stand, por ejemplo en el programa Hoy En Mi Barrio, que acerca espectáculos musicales a diferentes zonas de la ciudad. "Eso nos permite llevar nuestro producto a lugares que en general no tienen acceso, como en la zona sur u oeste", señaló.

   La Cámara se formó hace pocos mesescomo forma de nuclear a los productores. Son 25 marcas locales las que la componen, desde los que producen 1.000 litros mensuales a los que están arriba de los 15 mil, que son todas las que cuentan con los papeles al día. Pero hay un grupo de otras 25 pequeñas empresas que están en proceso de legalizarse a nivel burocrático y bromatológico asesorados por la entidad. Además,organizan cursos, eventos, y traen profesionales que den charlas formativas.

   La importancia del sector también es, para Schlimovich, la cantidad de fuentes de trabajo que genera, como toda Pyme. "Así como crece 30 o 40% el consumo, sube el mismo porcentaje la producción. Y el cervecero toma deuda e invierte, es la única manera de crecer. En Argentina este 2% emplea 10 mil personas, la misma cantidad de empleados que la gran industria que se queda con el otro 98%", detalló.

   Así las cosas, en Rosario sube la espuma y la cerveza artesanal parece haber llegado para quedarse y expandirse. Un boom que por ahora no tiene techo y suma cada vez más adeptos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario